El Bournemouth derrotó al Tottenham
Celebración del gol de Dango Ouattara en el minuto 94'. Foto: EFE

Más allá del minuto 94 Dango Ouattara hizo un quiebro dentro del área, batió con la derecha a Hugo Lloris y marcó el 2-3 con el que el Bournemouth conquistó este sábado el estadio del Tottenham Hotspur, apenas seis minutos después del 2-2 de Arnaut Danjuma o una jugada más tarde de un remate de Richarlison que no fue gol por unos centímetros, pero nada inmerecido para su partido.

Hubo muchas imágenes en el partido. Una sobresale entre todas: el enfado y la incredulidad de Davinson Sánchez, suplente, en el terreno desde el minuto 35 por la lesión de Lenglet y cambiado en el 58 por decisión técnica, señalado de forma indudable por el 1-2 en contra, que ilustró la decepción del Tottenham, doblegado en su estadio por un rival en crecimiento, ganador de cuatro de sus últimos seis duelos y camino de la permanencia.

Poco más de 20 minutos, tiempo añadido del primer tiempo incluido, jugó el central colombiano en el encuentro de este sábado, que frustró al Tottenham de forma brusca, porque de nada le sirvió el 1-0 con el que se adelantó al cuarto de hora por medio de Son Heung Min ni la ofensiva que lanzó después, cuando recibió el 1-1 de Matías Viña. El lateral internacional uruguayo, debutante como titular y goleador, se retiró lesionado después. Ni siquiera le dio un punto el 2-2 agónica del minuto 88.

El Bournemouth derrotó al Tottenham

No es sólo un frenazo hacia arriba, por la derrota del Newcastle, que lo mantiene a tres puntos de distancia de las plazas de la Liga de Campeones con el duelo directo entre sí previsto para la próxima jornada, sino también un riesgo hacia abajo, porque la victoria del Aston Villa reduce a tan solo tres puntos la ventaja que tiene en la quinta posición que da derecho a jugar la Liga Europa.

Un problema entre un partido que, por ese marcador horas antes (el 3-0 del Aston Villa al Newcastle), había agrandado claramente la dimensión para el Tottenham.

Quince minutos después de la hora prevista, por el tráfico que provocó el retraso a la llegada al estadio del Bournemouth, la presión y la expectación la trasladó sin términos medios al terreno de juego, lanzado desde el minuto 1 a una ofensiva incuestionable, tan visible como lo era la oportunidad, en el caso de ganar, o el fiasco, si perdía o empataba, como ocurrió.

No dudaron ni un segundo los ‘Spurs’. Al principio. Después, sí. Su asedio fue expresivo desde el primer instante. También su vocación en ataque. Incluso cuando ya vencía por 1-0. A toda velocidad, antes del primer cuarto de hora, tomó la ventaja que tanto perseguía, cuando Lenglet profundizó perfecto con un balón largo a la entrada indetectable de Perisic a la espalda de la defensa. Son Heung Min culminó el pase al área del croata.

Tottenham marcó primero

Ya había tirado hasta en cuatro ocasiones el Tottenham cuando logró el primer gol. Un impulso para él contra el Bournemouth, que tuvo reacción. Nada que ver con el equipo que acarició el empate o el triunfo en el estadio del Arsenal hace unas semanas, acomplejado, defensivo y replegado en su territorio; sino un bloque atrevido, también fruto de la convicción que le han aportado los tres triunfos en las cinco citas justo anteriores.

Le dio para empatar antes del descanso al Tottenham, que antes insistió en el 2-0 en otro remate de Son repelido por Neto y perdió a Lenglet, lesionado muscularmente. Su sitio lo ocupó Davinson Sánchez. El central colombiano sólo había disputado 28 minutos en las últimas nueve jornadas de la ‘Premier’ hasta su irrupción en el terreno rebasada la media hora. Y sólo sumó 23 más en este partido. Tan pronto entró como fue sustituido.

Instantes después de su ingreso, por su lado, aunque la responsabilidad recae en Pedro Porro por la pérdida del balón en la salida desde atrás, el Bournemouth respondió. Se percibía: Matías Viña recuperó la pelota, se desmarcó y culminó la acción perfectamente ante la salida de Hugo Lloris. Antes había negado el 1-1 a su rival, pero no alcanzó a frustrar al internacional uruguayo, debutante como titular en la Premier y cedido por el Roma.

Matías Viña se lesionó

Aun así, no tuvo suerte en su buen estreno desde el principio. Su gol lo ensombreció su lesión posterior, al inicio de la segunda parte, cuando unas molestias lumbares lo apartaron el encuentro. En el minuto 49 fue reemplazado por Adam Smith. Ya observó desde fuera el 1-2 de su equipo, cuando el error de Davinson Sánchez facilitó la definición de Solanke, con el Bournemouth por delante y con el Tottenham sin oportunidades.

Y con el partido en ebullición después. Ya sin el central, cambiado siete minutos después del 1-2, nunca desistió el equipo local, que insistió e insistió hasta que empató, con el 2-2 de Danjuma -el recambio de Davinson Sánchez-, con una volea al borde del área. También dispuso de un remate de Richarlison, al que antes también le anularon justamente un gol por un fuera de juego previo, ante del batacazo final del 2-3 de Outtara. Su segunda derrota en las últimas ocho jornadas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.