(Foto cortesía)
COMPARTE

La economía informal se ha destacado por tener los productos que en los anaqueles de supermercados y pequeños comercios escasean. En Maracaibo se observa como los buhoneros venden hipertensivos,  antibióticos y otros fármacos que no se consigue en las farmacias a precios muy aumentados.

Los vendedores informales aprovechan la oportunidad para poner sus tarantines y ofrecer las medicinas que escasean en comercio formal. Le informan a los compradores donde pueden encontrar los medicamentos y les confirman que poseen cajas completas de las medicinas.

La búsqueda por farmacias en la mayoría de los casos no finaliza con una bolsa llena de medicamentos. Los recorridos que los venezolanos realizan van desde cinco, hasta 15 farmacias por día, en muchas ocasiones encuentran el medicamento con otra presentación o con más o menos miligramos.

Los hipertensivos Valsartán y Concor pueden se rencontrados en dos presentaciones, la colombiana y la nacional y el precio varía entre ocho mil y cinco mil bolívares.

Hay algunos que los ordenan tal cual como si fuese una farmacia, sólo que no es un negocio con estanterías, si no una manta o una mesa con medicamentos ordenados. En algunos casos la Guardia Nacional Bolivariana ronda la zona, pero ignora la situación y continúa su camino.

La desesperación de los afectados es grande, lo que obliga a estos a pagar altos precios muy alejados de los reales, pero es eso o morir de un infarto o de diabetes o hasta por un infección.

El Nacional

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.