gasolina palito
(Foto archivo)

De la gasolina todavía no hay rastro, pero para los vehículos que usan gasoil podría haber una esperanza. Este miércoles se conoció que un buque con al menos 350 mil barriles de diésel automotriz habría atracado en Puerto Cabello, Carabobo, específicamente en la refinería El Palito.

Se trata del tanquero Mel Temí, proveniente de México, uno de los países en los que el régimen de Nicolás Maduro se ha apoyado para importar combustible. El barco tiene aproximadamente 228 metros de largo y una capacidad de carga que supera los 300 mil barriles, informó una fuente del sector petrolero.

La fuente detalló, además, que la semana pasada llegó el buque tanque Ícaro al centro de refinación de El Palito, desde Punto Fijo, Falcón. La embarcación estaría cargada con alguno de los varios aditivos necesarios para la obtención de gasolina, sin embargo se desconoce cuál es.

Aunque varios voceros del madurismo han anunciado el arranque de El Palito, la fuente señaló que la refinería todavía se mantiene paralizada, con los trabajadores de Pdvsa haciendo los ajustes pertinentes para una posible próxima reactivación. “Hasta el momento no hay certeza de que tengan todos los aditivos necesarios”.

El jefe del estado mayor del combustible en Carabobo, José Parada, afirmó recientemente tener “precisa información” sobre el supuesto arranque de la refinería carabobeña, la cual entraría en funcionamiento en los próximos días gracias al trabajo que, según sus palabras, ha realizado el nuevo ministro de Petróleo y jefe de la restructuración de Pdvsa, Tareck El Aissami.

“Pronto estaremos produciendo combustible y gas (…) estamos trabajando fuertemente y habrá noticias muy importantes en los próximos días con respecto a El Palito”, dijo sin ofrecer detalles.

La refinería El Palito, con capacidad para procesar 140 mil barriles de petróleo diarios, se encuentra inoperativa desde 2017 tras el colapso de su planta de craqueo catalítico (FCC), fundamental en el proceso de producción de gasolina. En las mismas condiciones están las plantas de refinación de Paraguaná y Puerto La Cruz, según denuncias de dirigentes sindicales de Pdvsa.

Ante la paralización de sus refinerías y la dificultad para importar, Venezuela se enfrenta a una aguda escasez de combustible que obliga a miles de ciudadanos a pasar días a las afueras de las estaciones de servicio para intentar abastecer sus vehículos. Esto en medio de la pandemia por COVID-19, que en el país ha dejado hasta la fecha más de 740 contagiados.

Durante los últimos dos meses en Carabobo se han registrado al menos 10 protestas, todas con la misma demanda: combustible. Desde transportistas y pacientes con enfermedades crónicas, hasta usuarios comunes se han visto en la necesidad de salir a las calles a expresar su descontento y exigir soluciones.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.