Entre los economistas se incrementa el debate sobre si el momento económico que vive el país es de recuperación potencialmente sostenible de la economía o si se trata de una “burbuja” que hará explosión en cualquier momento. Coinciden en que el cuadro precario de un país reducido a una sombra de lo que fue hace 20 años en términos productivos, sociales, financieros y económicos.

Para nosotros, así se inicia la nota del Editor del Informe Privado de Aristimuño Herrera & Asociados de esta semana, este debate puede resultar innecesario, incluso bizantino. Es evidente que el régimen lo que hace es ceder espacios a un sector privado reducido para que desarrolle alguna actividad y así mantener un mínimo de oferta de bienes y servicios.

No es que el ejecutivo nacional se haya convencido de las bondades de un capitalismo a la china, tampoco existe el reconocimiento implícito del fracaso de un modelo económico basado en una suerte de “hiperestatismo”. Lo que existe es una desregulación controlada de la economía, cuyo fin es preservar cierto consumo mínimo para evitar una crisis social mayor.

Régimen actúa en una línea de ensayo y error

Lo más grave es que la administración del presidente Nicolás Maduro parece actuar en una línea de ensayo y error, lanzando medidas aisladas, como globos de ensayo, a ver qué tal funcionan y si la población las soporta, con el fin de afianzar su poder político y control social.

Vemos, por un lado, medidas de liberalización económica y una contención –no eliminación- de los controles, pero, por otro, aparece una reforma tributaria de una dureza y voracidad tal que amenaza, sin duda, cualquier posibilidad real de reactivación en el corto y mediano plazo.

En consecuencia, la primera conclusión es que no se puede hablar de recuperación sostenible sin un plan –un instrumento técnico validado, publicado y conocido- que estabilice no solo las variables macroeconómicas y monetarias, sino que sirva de hoja de ruta a una estrategia de recuperación que debe comenzar por el sector petrolero, el único suficientemente competitivo para asegurar el apalancamiento del resto de la actividad productiva del país.

Durante el año pasado, el Gobierno permitió una apertura de las mesas de cambio en la banca, así como disminuyó las barreras de intercambio de las transacciones en divisas, con un avance de la dolarización de facto que permitió un mayor dinamismo del consumo en la segunda fase del año en ciertos sectores.

Hasta el mes de noviembre, la brecha de inflación contra tipo de cambio se mantuvo, ocasionando una fuerte sobrevaluación del tipo de cambio, lo cual hacía al producto importado mucho más barato que el nacional, a su vez que encarecía de manera importante la vida en dólares en el país.

Sin embargo, esta brecha se viene cerrando entre diciembre del año pasado y enero del 2020, al punto que luego de que la pérdida real del poder de compra del dólar se ubicó en octubre en -66%, actualmente contra nuestras cifras de inflación de enero de este año se ubica en -26.8%.

Valor de compensación laboral

La edición número 32 de la Encuesta Nacional de Salarios, realizada por la consultora especializada en gestión humana Conestructuras y la Asociación Venezolana de Gestión Humana, predice que el valor del compensación laboral como componente del ingreso total de las personas registrará una contracción.

Los datos que muestra el sondeo apuntan que el mercado laboral de bajo ingreso tendrá un ingreso total de 200 dólares en la perspectiva para el primer trimestre de 2020, de los cuales solo 10 van a provenir de un empleo formal.

Pero, el mayor componente son los flujos inestables de bonos y cajas de alimentos del gobierno, junto con las remesas familiares. En concreto, este segmento solo devengaría 5% de su ingreso total a partir del trabajo.

En lo que la encuesta denomina mercado medio moderado, nivel obrero calificado, técnico y profesional joven, la proporción que ocupa el salario del total de ingresos se eleva a 28%. El ingreso medio de este segmento se estima, dice Conestructuras, en 265 dólares mensuales, de los cuales US$75 provendrían de algún empleo formal.

Esto es un extracto del informe privado semanal que publica todos los viernes Aristimuño Herrera & Asociados (AH&A).

Leer más: Banca y Negocios




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.