El archipiélago de Cabo Verde, donde impera un régimen parlamentario, acude mañana a las urnas en unos comicios legislativos en los que el primer ministro, Ulisses Correia e Silva, busca un segundo mandato de cinco años.

Unos 337.000 caboverdianos repartidos en 9 islas podrán ejercer su derecho al voto dentro del territorio nacional, mientras que otros 46.000 podrán hacerlo desde la diáspora, según el último censo electoral de finales de febrero.

Los votantes de la diáspora, de gran importancia debido a las remesas que envían a las islas, residen principalmente en Portugal (donde se han registrado 15.366 votantes), Estados Unidos, (9.470), Francia (6.637) y Angola (3.005), si bien también participarán caboverdianos desde Italia, Senegal, España o Brasil, entre otros.

Dividida en tres distritos -Europa y resto del mundo; América y África- la diáspora elige a un total de 6 diputados, mientras que los otros 66 se deciden entre los 13 distritos electorales en los que está divido el país isleño.

Correia e Silva, de 58 años, busca la reelección al frente del gobernante Movimiento por la Democracia (MpD), mientras que la principal fuerza en la oposición, el Partido Africano de la Independencia de Cabo Verde (PAICV), concurre con Janira Hopffer Almada, de 42 años y primera mujer en postularse para el cargo de jefa de Gobierno.

Tan solo otro partido de un total de seis, el opositor Unión Caboverdiana Independiente y Democrática (UCID), compite en todos los distritos electorales; si bien esta formación nacida en la diáspora en los 70 nunca ha obtenido más de tres escaños parlamentarios.

Considerado uno de los grandes bastiones de la democracia africana por su alternancia política, el PAICV gobernó Cabo Verde desde su independencia de Portugal en 1975 hasta 1991, cuando en las primeras elecciones multipartidistas fue derrotado por el MpD, que ostentó el poder durante dos legislaturas hasta 2001.

Entonces el PAICV volvería a ocupar el Gobierno durante otros 15 años hasta 2016, en cuyas elecciones recuperó el poder el MpD, dando inicio al primer mandato de Correia e Silva.

“Nuestro país sigue siendo un ejemplo en el continente africano también en relación a su sistema democrático”, anunció a mediados de abril vía Facebook el Gobierno caboverdiano, en alusión al Índice de Democracia 2021 del Instituto V-Dem, dependiente de la Universidad de Gotemburgo (Suecia).

“Cabo Verde ocupa el primer lugar en África por delante de Túnez, y el 37º a nivel mundial”, añadió el Gobierno, e indicó que el país continuaba “enorgulleciendo a todos”.

Durante la campaña electoral que finalizó este viernes, la generación de empleo y la lucha contra la pobreza fueron temas recurrentes, tras una recesión que hizo que en 2020 la economía cayese un 12 %.

El transporte, también importante en un archipiélago, fue también objeto de debate, con la oposición acusando al Gobierno de haber entregado a inversores islandeses el sector aéreo (la empresa de bandera nacional, TACV) y el marítimo a manos portuguesas, en procesos de privatización calificados de “perjudiciales”.

Las elecciones legislativas son las más importantes de Cabo Verde, pues pese a que el presidente posee un alto valor representativo su cargo no acarrea poderes ejecutivos.

Los primeros resultados electorales se darán a conocer mañana tras el cierre de urnas, mientras que será la Comisión Nacional Electoral (CNE) quien anuncie los resultados provisionales en las próximas 72 horas. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.