La presión de los vecinos logró el objetivo. Una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas llegó hasta el Instituto Nacional de Servicios Sociales (Inass) en Brisas de Carabobo, Naguanagua, a iniciar los mecanismos para el retiro del cadáver de una anciana fallecida el pasado lunes, presuntamente por hambre,  con evidentes signos de descomposición.

En la avenida principal de Brisas de Carabobo hoy hubo quema de cauchos. Frente a la sede del Inass se apostaron los vecinos a exigir respuestas favorables al traslado del cuerpo en descomposición.

Ellos aseguran que el cadáver de una anciana, que murió el lunes, aún está en la dependencia. “Lo pasaron a un cuartico de bombas que da hacia la calle. El olor es insoportable y estamos expuestos a eso”.

Los vecinos quemaron cauchos para llamar la atención sobre la presencia de un cadáver en descomposición en el albergue del Inass

Se llevan los cuerpos cuando ya están descompuestos

Nancy Machado, vecina de la comunidad de Brisas de Carabobo, denunció que los abuelos mueren y duran tres o cuatro días en estado de descomposición hasta que se los lleven.

La vecina aseguró que en diciembre murieron tres abuelos y sus cadáveres estuvieron varios días descomponiéndose. Después que los sacaron quemaron los colchones en los que murieron con los ancianos. “Ese humo es contaminante para la comunidad, los colchones estaban hediondos, no se soportaba el olor”.

La directora del INASS, Miriam Sequera, respondió a las inquietudes de los vecinos con la oferta de que este sábado se encargaría de los trámites para el retiro del cadáver, después de las 10:00 a.m. Ya los vecinos están cansados de esperar.

Rocío Irigoyen, también vecina de la zona, cree que quedan unos 40 ancianos recluidos en el albergue. “Sabemos que este año han muerto cuatro, no sabemos cuántos más, pero para nadie es un secreto que están muriendo por desnutrición. Hemos llamado a la policía, a los bomberos, a Insalud por el tema de la contaminación, pero nadie nos responde”.

Agua y comida piden los ancianos desde la reja

Los vecinos cuentan que por las mañanas y en las tardes los ancianos se paran en la cerca del geriátrico y les piden agua y comida. Los trabajadores deben llevar muchas veces, desinfectantes para la limpieza porque en el geriátrico no hay. La planta no tiene gasoil y las bombas de agua no funcionan.

Marlene Quintero denunció que la directora Sequera destituyó a una trabajadora, Mercedes Silva, pues se atrevió a denunciar que los ancianos no tienen nada que comer y le sugirió que pidiera ayuda. “Esto es de urgencia, pedimos que manden una comisión que investigue lo que pasa en el Inass en Brisas de Carabobo y que destituyan a la directora”.

Ana María Albornoz reiteró que los abuelos en el geriátrico del Inass se mueren por hambre. “No lo pueden ocultar”.

Los vecinos pidieron al presidente del Inass, al ministro de Salud y a Nicolás Maduro que tomen cartas en el asunto. “Los viejitos se mueren de hambre y después sus cuerpos pasan  días descomponiéndose”.

A los vecinos les preocupa la contaminación a la que están expuestos los niños de la zona, en especial los de las casas que están frente al geriátrico. El olor, producto de la descomposición de los cadáveres, es nauseabundo.

Mucha hambre en el geriátrico

Arroz solo, plátano solo, caldo sin verduras, agua de avena es lo que comen los ancianos. Los vecinos criticaron que a la instalación llegan camiones de comida que la directora les vende a los trabajadores, pero no hay alimentos para los viejitos, que están desnutridos y muriendo de hambre.

Rotmar Carranza Silva, sobrina de Mercedes Silva, despedida por denunciar que los ancianos estaban pasando hambre, aseguró que muchos trabajadores están amenazados.

Lee también: Inass rechaza donaciones de ong

Richard Goncalves acusó a la directora del Inass de cobrar comisiones para permitir el ingreso de ancianos a la institución. “Hay familiares que no pueden pagar un ancianato privado y aquí les cobra para dejarlos ingresar”.

Los vecinos habían exigido la presencia del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas. Pasadas las 8:00 p.m. llegó una comisión. Tras conversar con trabajadores y realizar un recorrido por una parte de las instalaciones, informaron a los vecinos que gestionarían una furgoneta para retirar el cadáver o en su defecto el vehículo de la funeraria.

Esta no es la primera vez que se denuncia la muerte de ancianos por hambre en esta dependencia del Gobierno Nacional. El 18 de octubre de 2016 Raúl Goite, presidente de la Fundación Nacional de la Tercera Edad, hoy fallecido, denunció que 38 ancianos habrían muerto por falta de comida en el INASS.

Lee más: Unos 38 ancianos habrían muerto por falta de comida en el INASS

Los vecinos creen que la cifra de ancianos muertos supera con creces el número dado por Goite en su oportunidad. Para ellos, la presencia de autoridades nacionales en el Inass de Brisas de Carabobo es urgente.

Hasta el momento de difundir esta información el cadáver de la anciana no había sido retirado. Les prometieron que el traslado se concretaría la mañana de este sábado

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.