Cuatro horas y media duró situación de rehenes en el edificio Cimarosa. (Foto cortesía)
COMPARTE

Un adulto y un adolescente de aproximadamente 16 años, murieron la tarde del miércoles tras enfrentarse con funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana en el marco de un secuestro ocurrido en el edificio Cimarosa, de la urbanización Las Acacias, en la avenida Victoria.

Supuestamente eran tres los jóvenes que primeramente jugaron parley en un local ubicado en la planta baja del edificio. Una versión no oficial indica que dos de ellos lograron entrar al inmueble en un descuido y tomaron como rehén al comerciante italiano Alejandro Nocerino, cuando salía a estacionar su carro, para obligarlo a llevarlos a su apartamento donde estaban su esposa y su hijo adolescente.

La situación de rehenes se inició a las 3 de la tarde, y dos horas más tarde un vecino que se percató de lo que ocurría notificó a las autoridades.  Los primeros que acudieron al lugar fueron los oficiales de la Policía Nacional Bolivariana, que se desplegaron en la planta baja del edificio, al tiempo que pedían refuerzo para tratar de confinar a los delincuentes que mantenían a sus víctimas atadas y amordazadas.

Los vecinos informaron que la avenida Victoria fue tomada por funcionarios de la PNB, Conas y Cicpc. Los primeros lograron llegar al apartamento en el piso 4, donde cayó abatido uno de los secuestradores. El segundo saltó por una ventana y escaló hasta alcanzar la calle por detrás del edificio Cimarosa. Los funcionarios que mantenían un cordón en toda la urbanización, le dieron alcance en la avenida Panamá, frente a Las Terrazas de Las Acacias, donde cayó abatido.

Los funcionarios lograron liberar sanos y salvos a los esposos Nocerino y a su hijo y recuperaron dos armas de fuego. El apartamento quedó en completo desorden porque los secuestradores buscaban objetos de valor.

Extraoficialmente se supo que uno de los implicados estudió primaria con el hijo de la pareja de comerciantes en el colegio Mis Anhelos y al ingresar al apartamento se reconocieron. El supuesto secuestrador había abandonado los estudios.

El comerciante Vito Brancato dijo que en años atrás la zona era muy tranquila, pero ya son rutina los asaltos, robos, secuestros. A cada rato le arrebatan un celular a un transeúnte.

-Esto es a diario, a pesar de que tenemos un módulo de la PNB, parece que les toman el tiempo a los policías.

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.