Es el tercer tipo de cáncer con más estadísticas de mortalidad en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. Y solo un poco más de la mitad de las personas afectads se realizan las pruebas de diagnóstico. Aunque en Venezuela no hay estadísticas oficiales actualizadas, un estudio de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela y el Centro de Estadística y Matemática Aplicada de la Universidad Simón Bolívar, reveló que el cáncer de colon y recto también es el tercer tipo más común a escala nacional.

En víspera del Día Mundial contra esta patología, que se conmemora este sábado 31 de marzo, cobra importancia informar sobre esta enfermedad y la importancia de un diagnóstico temprano. El cáncer de colon es de los pocos tipos de cáncer en poder ser diagnosticado antes de que la persona note algún síntoma.

De acuerdo con el estudio, realizado en el 2016, los estados con mayor crecimiento de mortalidad son: Distrito Capital, Aragua, Carabobo, Miranda, Mérida y Vargas y cada año tantos los casos como las muertes aumentan. Solo en Venezuela, se contabilizó que en el año 2017 se registraron 26 mil 500 muertes por cáncer y 53.000 casos nuevos.

Prevención, la clave

Factores modificables y relacionados con el estilo de vida han sido asociados con este tipo de cáncer. Los vínculos que hay entre la alimentación, el peso y el ejercicio con el riesgo de cáncer de colon y rectos son algunos de los más estrechos entre todos los tipos de tumores. El sobrepeso o la obesidad aumentan el riesgo de este tipo de cáncer tanto en los hombres como en las mujeres, aunque esta asociación parece ser mayor entre los hombres.

Una alimentación con un alto consumo de carne roja (tal como res, cerdo, cordero o hígado) y carnes procesadas (tal como embutidos y entre ellos salchichas) pueden aumentar su riesgo. Otros factores: El hábito de fumar y el consumo excesivo de alcohol, según la doctora María Belén Fuentes, oncólogo del Hospital Oncológico Luis Razetti en Caracas.

Entre los factores de riesgo no modificables: El envejecimiento, los antecedentes personales o familiares de cáncer de colon y recto, enfermedades inflamatorias intestinales y enfermedad poliposa.

La detección temprana

La prevención del cáncer de colon y recto (y no sólo la detección temprana) debería ser una razón importante para someterse a las pruebas (biopsia, tacto rectal, colonoscopia, análisis de sangre y de orina, test de sangre oculta en heces). Descubrir los pólipos y extraerlos evita que algunas personas lleguen a padecer cáncer de colon y recto.

A partir de los 50 años de edad, tanto hombres como mujeres con un riesgo promedio de cáncer de colon y recto, se deben someter a las pruebas de detección como: colonoscopia cada 10 años, colonografía CT (colonoscopia virtual), sigmoidoscopia flexible y enema de bario de doble contraste cada 5 años.

Es posible que el cáncer de colon y recto no cause síntomas enseguida, pero en caso de presentarse, son comunes:cambio en los hábitos de evacuación como diarrea, estreñimiento o reducción del diámetro de las heces fecales por varios días, sensación de que necesita defecar que no desaparece después de tener una evacuación, sangrado rectal con sangre roja brillante, sangre en las heces fecales que puede causar que se vean oscuras, cólicos o dolor abdominal, pérdida inexplicable de peso y debilidad.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.