Gobierno chavista y el SELA buscan promover la recuperación económica
Cancillería de Venezuela / Foto: Cortesía

La administración de Nicolás Maduro rechaza el informe publicado por la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (DDHH), de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Michelle Bachelet. Afirma que divulga falsas aseveraciones que carecen de fundamento.

Dicho informe es en relación con la situación de los derechos económicos, sociales y culturales en el país y las relaciones de cooperación entre el Estado venezolano y dicha Oficina.

A través de un comunicado publicado por el canciller venezolano, Félix Plasencia, el ejecutivo nacional ratifica la voluntad del gobierno de continuar cooperando con la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos sobre la base del respeto a la verdad, objetividad e imparcialidad.

Resulta lamentable que el referido informe reproduzca las fallas metodológicas presentes en documentos previos de la Oficina e incorpore afirmaciones sin fundamento alguno, que no han sido debidamente contrastadas con las autoridades del Estado, tal como lo exige su propia metodología de trabajo», indica parte del texto.

El comunicado:

La República Bolivariana de Venezuela toma nota del informe publicado por la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos el 9 de septiembre de 2021, en relación con la situación de los derechos económicos, sociales y culturales en el país y las relaciones de cooperación entre el Estado venezolano y dicha Oficina.

El mencionado documento reafirma los efectos devastadores de las medidas coercitivas unilaterales adoptadas por el gobierno de los Estados Unidos de América contra el país a partir del año 2014, incluyendo la disminución del 99% del ingreso nacional, así como la existencia de elementos para considerar que dichas medidas implican la comisión de crímenes de lesa humanidad, de conformidad con lo previsto en el Estatuto de Roma y en sintonía con la Remisión realizada por Venezuela ante la Fiscalía de la Corte Penal Internacional.

Sin embargo, resulta lamentable que el referido informe reproduzca las fallas metodológicas presentes en documentos previos de la Oficina e incorpore afirmaciones sin fundamento alguno, que no han sido debidamente contrastadas con las autoridades del Estado, tal como lo exige su propia metodología de trabajo. En ese sentido, Venezuela rechaza las falsas aseveraciones del informe sobre supuestas detenciones arbitrarias o persecuciones por el ejercicio o la defensa de los derechos humanos, por cuanto se inscriben en el guion político de quienes instrumentalizan esta materia para agredir a Venezuela.

La República Bolivariana de Venezuela ratifica que continuará cooperando con la Oficina de la Alta Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, con base en el respeto a la verdad y a los principios de objetividad, no selectividad, imparcialidad, no injerencia en los asuntos internos y diálogo constructivo como un mecanismo que permita elevar la verdad de Venezuela ante esta instancia.

A tal efecto, se ha acordado la renovación por el período de un año de la Carta de Entendimiento entre Venezuela y la Oficina del Alta Comisionada, incrementando la presencia de funcionarios de la Oficina en el país y ampliando las áreas de asistencia técnica y cooperación.

La República Bolivariana de Venezuela ratifica su compromiso inexorable para garantizar la plena vigencia de los derechos humanos como único camino para la realización de la paz y la tranquilidad del pueblo venezolano»




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.