Canciller Rodolfo Nin Novoa. (EFE)
COMPARTE

El canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, aseguró este martes que lo más positivo que podría suceder es que la elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), prevista para el próximo domingo en Venezuela, tenga “muy poca concurrencia”.

“A mí me parece que lo más positivo que podría suceder es que hubiera muy poca concurrencia. Pero esto está en marcha y pareciera que no se va a detener”, comentó el canciller uruguayo en una entrevista con el medio local Telemundo.

En este sentido, Novoa calificó como una “buena estrategia” de la oposición venezolana el llamado a abstenerse a la elección de la ANC impulsada por el presidente Nicolás Maduro.

“Si resulta que la ANC surge de dos, tres o cuatro millones de votos, me parece que ese es un motivo más que suficiente como para escuchar adecuadamente esa señal”, estimó el titular del Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay.

En tanto, el funcionario reconoció que Venezuela no ha respondido al pedido del Mercosur, que el pasado viernes remitió una nota al país caribeño en la que lo invitó a una instancia de diálogo, dentro del Protocolo de Ushuaia y previa a las elecciones del domingo.

“Si no va (el gobierno venezolano), llamaremos a la otra parte (la oposición) para que explique cuál es la situación y cuáles son los pasos que entienden ellos que habrían que darse para arribar a una solución”, explicó el canciller respecto al camino a seguir si el gobierno de Maduro declina la invitación del Mercosur.

Los cuatro cancilleres de los países fundadores del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), reunidos en la cumbre semestral celebrada en la ciudad argentina de Mendoza, se dirigieron a Venezuela, temporalmente suspendida en el Mercosur, para encontrar una solución a su crisis política y social.

Por otra parte, Novoa se refirió a la carta que el canciller brasileño Aloysio Nunes publicó este lunes en su Facebook, donde cuestionó la postura de Uruguay respecto a Venezuela.

En el texto, Nunes señaló que los uruguayos se mostraron reacios a reconocer una ruptura democrática en Venezuela debido a “razones de política interna” vinculadas a “fuerzas de izquierda y extrema izquierda que integran el gobierno uruguayo”.

Además, el canciller brasileño aseguró que el país suramericano se “rindió ante la evidencia”.

Sobre esto último, Novoa apunto que no corresponde a “un canciller extranjero” comentar sobre las motivaciones de otro país.

“No son del caso comentarlas por un canciller extranjero”, sentenció Novoa y agregó que en el gobierno uruguayo “no hay ningún grupo de extrema izquierda”.

“La extrema izquierda está afuera del Frente Amplio (FA). Con lo cual me parece que hay una profunda equivocación”, añadió.

El canciller uruguayo comentó durante la entrevista que habló con su par brasileño a través de Whatsapp y que este se mostró dispuesto a aclarar la situación, algo que Novoa no consideró necesario.

Finalmente, el canciller uruguayo insistió en que Uruguay apela a que primero haya un diálogo con Venezuela y luego una negociación.

“¿Qué resultados se podrían obtener si nosotros adoptamos otro tipo de resoluciones?”, se preguntó.

Asimismo, señaló que el país caribeño ya está suspendido del Mercosur, organismo que no prevé la expulsión en sus estatutos.

“Venezuela ya está suspendida por razones administrativas, pero si la suspendiéramos por razones políticas: ¿Qué resultado efectivo podría tener para el pueblo venezolano? ¿Qué es lo que se pretende, que le declaremos la guerra a Venezuela?”, preguntó el canciller uruguayo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.