(Cortesía)

Con el objetivo de sensibilizar a la sociedad civil y a los distintos organismos internacionales frente a la tortura y ante terribles hechos ocurridos en una sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) en Caracas, la Coalición por los Derechos Humanos y la Democracia junto a otras ONG, realizaron este lunes una actividad en varias ciudades del país.

En Caracas la protesta se realizó frente a la sede del PNUD, mientras que en Valencia, estado Carabobo, se convocó a una concentración en la Av. Cedeño; además, hubo manifestaciones en San Felipe y San Cristóbal, de los estados Yaracuy y Táchira, respectivamente.

El abogado Kelvi Zambrano, profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV), fue el coordinador de la actividad en Valencia, donde también se sumaron a la protesta las organizaciones no gubernamentales, tales como Sin Mordaza, Federación Nacional de Estudiantes de Derecho (Fenede), Comité de Víctimas de la Represión (Covirep), Proyecto 860, la Coalición por los Derechos Humanos y la Democracia, Vente Venezuela y otros que hacen vida en la sociedad civil para defender los derechos humanos.

En la mañana de este lunes, un grupo de ciudadanos se concentró en la avenida Cedeño, donde tomaron la palabra Gabriel Cabrera, coordinador de la Federación Nacional de Estudiantes de Derecho de Venezuela y Kelvin Zambrano, por la Coalición de los Derechos Humanos y la Democracia.

Los dirigentes expresaron su rechazo a la muerte del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo y del concejal Fernando Albán, por considerar que fueron producto de torturas aplicadas en organismos de seguridad del Estado.

Asimismo, cuestionaron la desaparición forzosa que viene ocurriendo en el país, como la del vicepresidente de la Asamblea Nacional Edgar Zambrano y de otros dirigentes políticos ligados a la oposición venezolana.

Ellos pidieron, entre otros propuestas, la presencia en al país del relator especial de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU referido a las torturas, para que constate la situación de los ciudadanos privados de libertad que se encuentran en la Dgecim, en Fuerte Tiuna y en el Sebin.

“La tortura es una práctica contraria a los gobiernos democráticos. El país que practique la tortura como un mecanismo para callar a la disidencia, para alejar a la crítica y para alejarse a lo que ellos consideran enemigos del Estado,  todas éstas son prácticas propias de los gobiernos absolutistas y totalitarios”, recalcaron.

La coalición también exige la presencia en Venezuela de miembros del comité Internacional contra la Tortura, para que puedan corroborar lo que está sucediendo en los centros donde se encuentran detenidos los presos políticos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.