COMPARTE

En artículos anteriores hemos estado planteando el tema de la dirigencia opositora en el estado Carabobo donde señalamos que un alto porcentaje de la misma no llenó las expectativas de la sociedad civil.

¿Por qué razón?, bueno porque han sido personas que adolecen de conexión con la gente, sus discursos son vacíos, no fijan posición sobre las situaciones del acontecer regional y lo que es peor aún, no ofrecen propuestas para solucionar los graves problemas que nos competen.

Y es que al final del día pareciera que no saben de política porque un buen político no es aquél que se la pasa todo el día criticando al Gobierno Nacional o también el que se la pasa tomándose selfies y videos hasta en el momento que se van afeitar en las mañanas y los presentan como un noble y heroico acto opositor para que las masas de incautos salgan para aplaudirlos por las redes bien sean Twitter, Whatsapp, Telegram o Facebook.

Si un político de verdad va más allá de esa farándula ridícula y debe fijar posiciones serias ante los problemas del ciudadano y eso no quiere decir caerle a insultos al adversario político, se trata de hablarle a la gente de nuestros problemas, reclamar por ellos y con ellos sobre estos asuntos y sobre todo, hacer propuestas formales de soluciones y enfrentando a ese adversario político con seriedad y no con folklorismos.

Esta también es una forma de llevarle formación y educación a la gente pues uno a veces se sorprende de los porcentajes de popularidad de gente que sin ningún tipo de preparación para optar a cargos importantes cuentan con apoyos no despreciables lo cual es un grave error porque se cometería el error de entregarle a gente incapaz la responsabilidad de algo que no saben conducir.

No hay otra forma de salir adelante y de que el país se encamine hacia el desarrollo que no sea con la selección de gente capaz para conducir los destinos de la nación, gobernaciones y alcaldías pues de lo contrario seguiríamos en la dirección incorrecta la cual nos llevaría a ser un país no del cuarto sino del último mundo o lo que significaría en tiempo histórico a un país en la era de las cavernas.

Otra cosa importante es que la sociedad civil debería actuar en dos vía: Una es participar directamente en la conducción de sus propios destinos y hacerle presión a quienes dicen ser políticos para que actúen como tal y no como politiqueros baratos.
En resumidas cuentas delo que estamos hablando es de la revolución de los mejores y no de la chancletización de Venezuela.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.