COMPARTE

Desde la puesta en marcha del Plan Zamora en Carabobo, hemos sentido cómo ha arreciado la represión en el estado, cómo ahora los cuerpos de seguridad se han convertido en una suerte de Gestapo, quienes revisan celulares en alcabalas colocadas en distintos puntos en una suerte de cacería de quienes queremos vivir en libertad y queremos recuperar la democracia en Venezuela.

ni siquiera en situación de guerra los civiles podrán ser juzgados como militares

Hemos visto cómo civiles son juzgados en tribunales militares, lo que representa una violación a tratados internacionales de derechos humanos, en el que se establece que ni siquiera en situación de guerra los civiles podrán ser juzgados como militares, además de una violación al artículo 261 de la Constitución, en el que dice que la jurisdicción militar es sólo válida para los militares.

En las últimas semanas vimos cómo pasaron a ser una amenaza para la tranquilidad del Carabobo todas las personas que salieran de sus casas con una bandera, a exigir elecciones generales, la liberación de presos políticos, respeto a la Asamblea Nacional, electa por 14 millones de venezolanos en 2015 y la apertura del canal humanitario para que dejen de morir venezolanos por falta de comida y medicinas.

Pero no podemos confundirnos, estas acciones tienen una sola lectura, y es que Maduro está más débil que nunca, declaraciones como las de la Fiscal Luisa Ortega, el hijo de Tareck William Saab, o los primos de Padrino López demuestran que ese rechazo que más de 80% de venezolanos sienten por la “revolución” ha permeado cada uno de los sectores e instituciones del país. Son una fiera herida a quien no le queda más que atacar con todo lo que tengan para defender su permanencia en el poder.

Es por ello que a pesar de las presiones, de la represión brutal a la que hemos sido sometidos, a las amenazas y estrategias de miedo debemos responder en la calle, en resistencia NO Violenta, con disciplina y de forma organizada, para evitar detenciones arbitrarias, en este momento no se trata de actuar con valentía, sino de demostrar inteligencia, para poder recuperar la democracia de Venezuela.

No podemos permitir que la desesperanza invada nuestros corazones, tenemos que permanecer todos juntos, de forma pacífica, contundente y organizada para poder hacerle entender a la dictadura que los venezolanos no nos doblegaremos, ya sabemos que el que se cansa pierde y aquí nadie se cansa, nadie se rinde hasta recuperar la libertad de Venezuela.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.