Cardenales de Lara superó a Bravos en Barquisimeto. / Foto archivo

Cardenales de Lara redujo a uno su número mágico para lograr la clasificación a postemporada, al ganar su quinto partido consecutivo, esta vez con un 2-0 ante Bravos de Margarita, en un desafío realizado en el Estadio Antonio Herrera Gutiérrez de Barquisimeto.

En esta seguidilla de triunfos, Cardenales sumó tres contra los margariteños. Desde que inició 2021, el elenco dirigido por José Moreno y campeón vigente de la LVBP, no ha conocido la derrota.

En cambio, Bravos no ha podido ganar desde que sonaron las doce campanadas y el cañonazo del Nuevo Año. El equipo que despidió 2020 con el mejor récord de la temporada, ha perdido cinco juegos en fila, tres de ellos con el Cardenales, equipo del cual se ha distanciado a cuatro juegos y medio. Y lo que es peor, queda a dos juegos y medio de los Navegantes del Magallanes, ocupantes de esa División Occidental. A mala hora se le volteó el santo a Bravos.

Vale decir que dos de esos cinco reveses en fila han sido por la vía del blanqueo 2-0. El primero de ellos lo propinó Caribes de Anzoátegui el pasado domingo en Valencia. También es oportuno apuntar que las cinco caídas en serie han ocurrido ante los clubes líderes del torneo: Caribes y Cardenales.

La victoria correspondió a Jesús Sánchez (3-0), segundo de seis lanzadores utilizados por el manager Moreno. La derrota fue al récord de David Richardson (0-1), abridor de Bravos.

Pedro Rodríguez, convertido de nuevo en “El Amolador”, alcanzó su tercer salvado de la temporada, todos ellos en la presente semana.

Lara marcha ahora con 22-13 y Bravos iguala su marca en 18-18. Algo que parecía imposible de suceder para los isleños, apenas la aún cercana noche del 31 de diciembre.

Cardenales abrió y selló la pizarra en el cierre del segundo inning ante el estadounidense Richardson, derecho que inició por Bravos y quien había retirado a Lara por la vía rápida en el primero.

Osman Marval empezó con sencillo y llegó a segunda base gracias a passed ball de Dennis Ortega. Carlos Rivero, con rodado a la mano izquierda del torpedero, puso a Marval en la antesala, desde donde anotó con machucón de José Tábata por ese predio.

Las bases quedaron limpias, pero René Reyes se encargó de reiniciar el tránsito por las mismas, gracias a imparable a la derecha. Envío descontrolado de Richardson llevó a René hasta la intermedia para que llegara al plato impulsado con incogible de Jermaine Palacios. Este sería todo el movimiento de carreras en este desafío.

Lee la nota completa en: www.lvbp.com




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.