Foto: Prensa Cardenales de Lara

En el dugout de Cardenales de Lara no necesitaron “cariaquito morado” o cualquier otro remedio para quitarse el mal momento que pasaron la semana pasada. Apelaron al poder de los jonrones de Anthony Jiménez y Carlos Rivero, para volver a la senda del triunfo, tras derrotar 7-3 a las Águilas del Zulia, en el Estadio Luis Aparicio “El Grande” de Maracaibo.

El conjunto de Lara comenzó la sexta semana en el tercer puesto y con seis derrotas en fila, pero todo cambió al arrancar con buen pie.

Los zulianos abrieron el marcador desde el primer episodio, cuando Yosmany Guerra remolcó a Alí Castillo, con imparable suave al patio izquierdo.

El pitcheo abridor de los rapaces se mostró intraficable en los primeros dos episodios, pero en el tercero la ofensiva crepuscular le supo hacer daño a César Jiménez. El primer cuadrangular en la temporada de Jiménez cayó por las gradas del centro. Fue un metrallazo en solitario con gran potencia. El ataque siguió su rumbo y Yohjan Quevedo sumó la de irse arriba, con doblete al centro, que mandó a Jonathan Gálvez a la goma.

Los tramos transcurrían con rapidez, pues el pitcheo de cada equipo se intensificó y no permitió mayor amenaza. Sin embargo, en el sexto acto, los larenses explotaron su poder y sumaron cuatro rayitas en el marcador. Primero el descontrol del lanzador Yoervis Medina, quien con las bases llenas, realizó lanzamiento desviado y provocó la tercera de los visitantes. Después, Jiménez logró embasarse por error del jardinero central, Herlis Rodríguez, y cayó la cuarta del encuentro. Luego, Wellington Dotel produjo la quinta y Galvez la sexta.

Una entrada más tarde, los dirigidos por Luis Ugueto no estaban conforme con el resultado, así que, Rivero sonó su primer vuelacercas de la campaña. Rivero le conectó al primer envío que salió del brazo del relevista Eduardo Paredes y la depositó en la mitad de las gradas izquierda.

En su último intento por rescatar el juego, los locales colocaron las esperanzas en sus mejores bateadores. Olmo Rosario descontó con doblete impulsor de una carrera y Jairo Pérez bateó para rodado por la antesala, que permitió a Rosario marcar la tercera de los hogareños.

El zurdo José Escalona había ingresado en el noveno para amarrar la victoria sin contratiempos, pero al no poder retirar ningún bateador y admitir las dos rayitas del rival, debió ser reemplazado por Ronald Ramírez, que sí logró cumplir con su labor al completar los tres outs restantes.

Prensa LVBP.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.