Foto: Prensa LVBP

Prensa LVBP

René Reyes no solapó sus intenciones en el octavo inning. Ni siquiera las disimuló dos veces. Cuando se paró a la derecha contra el zurdo Alejandro Soto, hizo un primer swing tan violento y errático que su cabeza hizo un giro de 180 grados. Su segunda embestida no fue tan deslucida, como tampoco resultó el foul que dio en su tercer intento.

Pero, después de dejar pasar una bola, al fin consiguió lo que estaba buscando. Pescó un lanzamiento bajo del serpentinero mexicano y la pelota salió con contundencia hacia el jardín izquierdo. El guardabosque Alex Romero no vio necesario moverse, aunque sí le fue menester evaluar la cercanía de la conexión con el poster de fair. Al final Reyes celebró un cuadrangular e impulsó a Niuman Romero.

“Los dos primeros pitcheos fueron rectas altas y quería desbaratar la bola, todo el mundo pudo notarlo, quería sacarla del mundo”, describió Reyes. “Pero en dos strikes me cerré. Conozco a Soto y en México me ha dominado mucho con slider, lo hizo en Puerto La Cruz. Le di un palo a ese mismo slider pero salió de foul, luego se la saqué. Me quedé atrás y me la dejó en la zona de poder”.

El batazo le dio la victoria 4 a 2 a Caribes de Anzoátegui sobre los crepusculares, en el primer juego de la Serie Final, que comenzó en el Estadio Antonio Herrera Gutiérrez de Barquisimeto. El escenario estuvo pletórico con la asistencia de 18 mil 107 aficionados.

“Pudimos dar el batazo ante Soto que nos dominó en la semifinal”, dijo Omar López, manager de los aborígenes. “No lo conocíamos, pero es la segunda vez que lo enfrentamos. Ha estado mezclando sus pitcheos bien, dependiendo de su localización y su ubicación. Lamentablemente para él, no pudo hacerlo contra Niuman, que hizo buen contacto, y, posteriormente, lo hizo René”.

Si bien René fue el Rey de la noche larense, no fue el único que contribuyó con el resultado. El abridor Daryl Thompson se enfrascó en lid de pitcheo contra Junior Guerra, iniciador alado. Durante 5.0 capítulos, el estadounidense logró sortear las dificultades derivadas de nueve imparables; la realidad dejó al descubierto la escasez de extrabases cardenaleros.

En las antípodas, a los indígenas no le faltaron los grandes batazos. En tercer tramo, Luis Sardiñas le conectó un triple a Guerra y después anotó con un hit de Rafael Ortega. La segunda anotación de la causa oriental ocurrió en el sexto pasaje, tras un elevado de sacrificio de Luis Jiménez.

La dos rayitas del Cardenales sucedieron ante Thompson. La primera en el cuarto acto, con un incogible de Gustavo Molina, y la otra en la parte baja del sexto, luego de un rodado de Elvis Escobar que terminó en doble matanza.

“Logramos minimizar el daño de Lara a una carrera en lo que pudo ser el inning grande para ellos, con tres hombres sin bases sin outs”, apuntó el piloto López.

El juego lo ganó el zurdo Liarvis Breto. Entró en el séptimo episodio, con las bases llenas y dos outs, a enfrentarse contra Romero, quien tenía de 3-3. El siniestro lo domó con un elevado a la pradera derecha.

“Breto me sigue sorprendiendo. Lo sigo lanzando a aguas profundas y el muchachito continua aprendiendo a nadar si salvavidas, sin nadie alrededor”, destacó López. “Otra experiencia más para ese muchacho ante 18 mil personas. Tuvo un aplomo grande”.

Perdió Soto, la víctima del dantesco jonrón de Reyes. El rescate se lo apuntó Nick Struck, luego de dominar a Ildemaro Vargas, Juniel Querecuto y Rangel Ravelo en el último inning.

“Esta es una serie a cuatro juegos y perdimos uno. Siempre quieres aprovechar la localía pero son cosas del beisbol”, manifestó José Moreno, manager perdedor. “Esto no ha terminado todavía. Ellos hicieron un buen trabajo y nosotros dejamos muchos hombres en base y en posición de anotar. No dimos el hit oportuno”.

Este domingo el segundo compromiso de la serie se celebrará a las 5:00 pm, de nuevo en el diamante crepuscular.

“No creo que se cumplió con el cometido”, opinó López. “Quiero ir este domingo por la victoria y regresar a casa para tener la oportunidad de ganar dos de tres juegos”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.