COMPARTE

Ayudarnos los unos a los otros se ha convertido en una herramienta creativa para transformar sueños y realidades, para reivindicar la justicia social y para ver más allá de las necesidades propias, mejorando la vida de las personas a través de pequeños gestos de amabilidad y servicio.

La reflexión fue hecha por Cáritas de Venezuela en la celebración del Día Internacional de los Voluntarios, conmemorado este martes 5 de diciembre, al analizar el impacto de la acción social voluntaria de Venezuela ante la crisis socioeconómica que atraviesa la Nación.

Destacó la organización eclesial dependiente de la Conferencia Episcopal Venezolana, que “el impacto de la acción voluntaria ha desempeñado un rol protagónico en una Venezuela que con dificultades cada día asume un nuevo despertar. Son experiencias que demuestran que en situaciones difíciles los venezolanos no hemos perdido la sensibilidad, y que cada uno somos capaces de dar lo más valioso que tenemos como es nuestro tiempo. Estas virtudes merecen respeto y reconocimiento. Cada vez que una persona sirve a su comunidad despierta cualidades de un lìder al convertirse en inspiración para que otros actúen”.

La ONG eclesial dejó claro que Ser voluntario es estar en el momento y lugar correcto para brindar una mano amiga, es olvidar la conducta del individualismo y del egoísmo. Es entender que somos diferentes al otro pero que podemos reflejarnos en sus sentimientos, encontrarnos en ellos y descubrir su esencia . Una iniciativa que beneficia no solo a esas personas que reciben la ayuda sino también al que la da. El accionar se convierte en alimento para el alma, en oportunidad para crecer espiritualmente y en fomento de valores como la gratitud, la igualdad y la solidaridad.

Adentrarse a la labor de un voluntario es percibir la belleza del trabajo en equipo, es conocer aptitudes propias que permiten crear vínculos de esperanza siempre con la disposición de servir a los más necesitados. No existe requisito para incorporar actividades de voluntariado a nuestras vidas, pero sí millones de razones para compartir humanidad y generosidad; el hecho de tener la voluntad de ayudar a un vecino, a un transeúnte, o a tu comunidad te hace mejor persona.

Cada día es una oportunidad de servir y vivir una experiencia donde no se necesita de mucho para hacer grandes cambios. Reaccionar como agentes en el progreso social depende de la buena voluntad y de actos desinteresados; el servicio voluntario es un claro ejemplo de que es necesario el aporte de todos para levantar un país. Gracias por ayudarnos a ayudar, gracias por tu compromiso, por dar lo mejor de ti y por ser el motor que impulsa el corazón de muchos venezolanos.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.