Carlos Graffe
(Foto Dayrí Blanco)
COMPARTE

20 letras se repetían. Estaban escritas sobre tela, papel y paredes. Siempre con el mismo sentimiento: “Liberen a Carlos Graffe”. Cuatro palabras que se leyeron en la mayoría de los 97 puntos soberanos instalados en Carabobo.

Estaban ahí, en las mesas, sillas y hasta en el pecho de quienes participaron en la jornada convocada por la Asamblea Nacional. Muchos hablaban de su detención el pasado jueves en Valencia. Todos lamentaban la situación.

Ermilio Aguilar escuchó a una señora preguntar cómo hacía para hacerle llegar una carta al dirigente de Voluntad Popular, recluido en Ramo Verde. No lo pensó mucho y lo solucionó. Estaba en el centro de votación de El Trigal como coordinador y busco una hoja en blanco y bolígrafo: “Aquí señora, escriba lo que quiera en este papel y se lo haremos llegar”.

Eso fue a las 10:00 a.m. Una hora después, ya se habían llenado cuatro hojas de personas que se sumaron a la iniciativa.

Elsa Henríquez, madre de Graffe, escuchó la historia mientras recorría el sur de Valencia como parte de su participación activa en el proceso. Se conmovió pero no lo demostró. Siguió adelante. “La lucha debe continuar, estamos cada vez más cerca de recuperar la democracia. Hoy firmamos nuestra segunda declaración de la independencia”.

Pasó el día haciendo lo que su hijo habría hecho: Recorriendo las comunidades y dando ánimo a todos. Al final de la tarde se le vio en el mega punto soberano instalado en la sede del rectorado de la Universidad de Carabobo. Estaba con una franela blanca y con más de las 20 letras que se leyeron en la ciudad. Ella le agregó más sentimiento: Liberen a mi hijo Carlos Graffe.

A Henríquez se le ve fuerte. Ella no ha visto a su hijo desde la detención. “Hoy no he hablado con él”. Relató que la tarde del viernes, cuando los funcionarios en el Destacamento de Seguridad Urbana (Desur) le dijeron que buscara almuerzo para Graffe, se hizo el traslado a Ramo Verde. “Nos engañaron, no me despedí de él, no sé cuándo volveré a verlo”.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.