Foto: @Magallanes_bbc

Una nueva página en la trayectoria beisbolística de Carlos “El Toro” Zambrano se abrió el pasado 17 de mayo cuando se escuchó la voz de “playball” en el inicio de temporada del equipo Chicago Dogs, perteneciente a la American Association, un circuito independiente de beisbol profesional que opera en la zona central de los Estados Unidos y Canadá, principalmente en ciudades no atendidas por equipos de MLB o sus afiliados de Ligas Menores.

Zambrano debutó en dicho circuito el sábado 18 de mayo, retiró a los cuatro bateadores que enfrentó en 1.1 innings, en la victoria de su equipo 5×1 contra Gary Southshore Railcats, que sólo pudo ligar un imparable ante los brazos del equipo de Chicago. El carabobeño empleó 13 lanzamientos y no permitió mayores libertades a sus rivales.

“Lancé un inning y un tercio. Ese es el plan acá, tratar de lanzar esa cantidad o dos episodios y al día siguiente lanzar otro inning más. Desde que llegué el manager me dijo que era un roster de 23 jugadores y que sólo tenían 11 de posición, quiere decir que nueve están en el terreno y dos en la banca”, aseguró el lanzador de 37 años de edad.

Posteriormente, “Big Z”, como se le conoce en el beisbol norteamericano, reaparecería al día siguiente en el rol de designado y como sexto bateador en el lineup titular.

“Me sentí bien. Para tener tiempo sin batear, me defendí ahí”, comentó entre risas Zambrano, quien posee tres premios Silver Slugger, y cuyo promedio de bateo vitalicio en Grandes Ligas es de .238, con 71 carreras remolcadas, .338 de porcentaje de slugging y 24 jonrones que lo ubican séptimo en el histórico de bambinazos conectados por lanzadores en la gran carpa.

“Desde el primer día de inicio de entrenamientos, el manager también me comentó que empezara a tomar prácticas de bateo. En el último juego de preparación de spring training me puso de designado, y en el tercer juego desde el inicio de la liga me colocó en ese rol nuevamente”, indicó “El Toro”.

La última actuación de Zambrano en Grandes Ligas fue en el año 2012 con los Marlins de Miami y en Ligas Menores en 2013, donde recorrió tres niveles en las granjas de los Filis de Filadelfia (A Adv./ Doble A / Triple A). En el verano del 2018, vivió su primera experiencia en la Liga Mexicana de Beisbol con Leones de Yucatán y posteriormente disputó su octava temporada en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, tercera con los Navegantes del Magallanes.

En su afán de buscar un regreso al mejor beisbol del mundo, Zambrano optó por regresar a jugar a tierras norteamericanas.

“Mi agente me propuso ir al equipo Milkaukee Milkmen, allí juega Teodoro Martínez. Entonces le comenté a un amigo relacionado con el beisbol en Chicago y me dice: ‘¡Bro wait, espérate un momento!, si vas a venir a jugar en esta liga, yo conozco al dueño de Chicago Dogs. Este es el segundo año de ese equipo, déjame ver si quieren traerte’. Hablaron con el dueño y con el manager, que es Butch Hobson, quien dirigió a Medias Rojas de Boston, y este último dijo que le encantaría tenerme en el equipo. Diría que fue Dios quien abrió la puerta, porque no pensaba ir a esta área de Chicago, mi idea era mantenerme por la Atlantic League u otra liga independiente, pero Dios quiso que viniera para acá””, indicó el lanzador.

Sin lugar a dudas, su firma y reciente estreno con el equipo de la American Association ha despertado el interés de diversos medios de comunicación en Estados Unidos que han reseñado los movimientos de “El Toro”.

“Cuando la prensa se enteró que había firmado con Chicago Dogs, me mandaron a buscar y estuve dos días completos con entrevistas en cadenas como FOX, WGNTV y todas las que cubren a los Cubs. Me mandaron a bajar al lobby a las 6:00 de la mañana porque la primera entrevista era a las 7:00. Mi sorpresa es que estoy en una cafetería y llega un señor, canoso como de cincuenta y pico de años, se me presenta y me dice que era el dueño de Chicago Dogs y quería darme la bienvenida personalmente. Eso me pareció muy gentil, porque a las 6:00 de la mañana no se para todo el mundo y me acompañó en varias entrevistas. Luego me dijo que quería traerme desde hace tiempo y Dios le había puesto en su corazón firmarme. Eso fue en enero 2018, cuando yo ni pensaba venir para acá”, señaló el de Puerto Cabello.

El número 38 lo ha acompañado en el dorsal de su jersey por largo tiempo en su carrera profesional, precisamente a esa edad arribará Carlos “El Toro” Zambrano el próximo 1° de junio. Su energía, entrega y enfoque parecen estar puestos en una sola dirección.

“La meta es como lo dije allá en Venezuela, volver a las Grandes Ligas así sea como batboy o cuida cuartos, pero la meta es esa. Tengo mucha fe y con la fuerza de Dios, sé que lo vamos lograr”, finalizó con una profunda convicción el serpentinero derecho.

Prensa Magallanes BBC




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.