El próximo rival del Madrid será el Inter de Milan. Foto EFE.

Cuando el Real Madrid recibía un nuevo golpe en Europa ante el Borussia Mönchengladbach, perdiendo por dos goles como castigo a sus errores defensivos, la figura de Casemiro emergió como salvadora.

El brasileño puso cura a la falta de gol madridista con una asistencia a Benzema en el minuto 87, y un tanto salvador en el 93, que levantó al equipo de Zidane de la lona.

La obligada reacción en Alemania llegó a medias y con sufrimiento. En el reencuentro con el precio alto que tienen los errores y la falta de pegada. Un ejercicio de impotencia que corrigió la casta y la lucha hasta el último segundo, por una competición que se ponía difícil a las primeras de cambio.

La personalidad mostrada para levantarse de la primera crisis del curso, la exhibió en Alemania. También, los mismos defectos cuando apabulla con la posesión y no encuentra la manera de convertirla en gol. El Real Madrid se enfrentó a sus dos caras.

Dueño del partido, rebajó desde la posesión cualquier amago de salida en tromba del Gladbach. Buen balance defensivo, con Lucas Vázquez como única novedad en el lateral derecho por las bajas, y asumiendo riesgos de dar el paso al frente en busca del gol.

Así, los disparos lejanos son siempre una buena opción para probar la inspiración del portero rival, y Sommer respondió bien al de mayor peligro de Kroos.

Hasta once remates sin gol en un primer acto de incredulidad madridista. Su único error le costó caro cuando pasaba la media hora de encuentro. Un error en salida de Kroos, un mal despeje de Varane. Defensa descolocada y pase tenso de Pléa a la espalda de Lucas Vázquez. Apareció en carrera Thuram para hacer gol en el único disparo a puerta del Gladbach.

Aturdido por el golpe y por la situación de un grupo que se complica, el Real Madrid se apagó. Asensio, con poco espacio, se topó con Sommer y en la reanudación necesitaba encontrar soluciones a su falta de gol. Lo intentó, sintiendo todo en contra porque hasta el factor fortuna le dio la espalda. El travesaño repelía un nuevo intento de Asensio.

Ahí radicó la diferencia. La desesperación madridista ante su falta de acierto. Vinicius perdonó con todo para marcar, tras un preciso pase atrás de Fede Valverde.

Había salvado Casemiro el primer susto, tras un auto pase de Kramer pero la pasividad defensiva reapareció cuando Pléa probó a Courtois y el rechace lo mandaba a la red Thuram, para firmar su doblete. Las caras madridistas perdían la alegría del clásico y regresaban a la impotencia del Shakhtar.

Zidane recurría a un Hazard sin ritmo y en su zurda estaba meterse de nuevo en el partido tras una gran asistencia con túnel de Benzema. Perdonaba el belga que disparaba al lateral de la red, pero el Real Madrid no cesó en sus intentos.

Casemiro había salvado en su área y sacó oro de un centro pasado de Valverde. Dejó el balón a Benzema para que mejorase sus pobres guarismos goleadores del curso y diese el último aliento. Fue cuando el brasileño firmó el tanto que da una vida extra a un equipo obligado a mejorar si quiere, al menos, acceder a los cuartos de final.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.