desnutrición
Foto cortesía Crónica Uno.

La calidad y el acceso a los alimentos de la dieta básica, sigue siendo el motivo de preocupación para las organizaciones que atienden casos de desnutrición en el estado Barinas.

Instituciones como Fe y Alegría (delegación Barinas), en el período comprendido entre Enero-Marzo de 2022, se registró un importante número de pacientes con riesgo de desnutrición o desnutrición aguda ya sea de niños o embarazadas. 

En la muestra evaluada, un total de 210 niños con edades comprendidas entre seis meses y 10 años, todos estaban en riesgo de desnutrición. Las mujeres embarazadas y lactantes más los niños con desnutrición aguda, severa o moderada, fueron atendidos en calidad de seguimiento con dotación de micronutrientes o firmas terapéuticas en alianza con la UNICEF.

La intervención realizada por Fe y Alegría se hizo en las comunidades próximas a los centros educativos manejados por la institución como La Inmaculada, Teresa de la Asunción, Felipe Salvador Gillij, Alí Primera y Escuela Agropecuaria  José María Velaz, todas en la parroquia Dolores, Municipio Rojas, de la entidad.

Además de Fe y Alegría, otros organismos que han abordado el tema de la desnutrición en la entidad, son la Fundación Centro de Atención y Recuperación Nutricional (Fundacern), Cáritas Barinas y Club de Leones.

Alexmar Caballero, director de Fundacern, institución adscrita a la Gobernación de Barinas, informó que un promedio de 15 a 20 niños procedentes de distintos estados del país, Barinas, Apure, Táchira, Mérida y Portuguesa, son atendidos diariamente en las instalaciones de la Fundación.

El pasado 25 de mayo fue reabierta el área de Hospitalización del hospital Luis Razetti de Barinas, la cual se mantuvo cerrada durante la pandemia por COVID-19, esto ha permitido apoyar a aquellos niños que requieren atención inmediata y especializada.

Cinco días después, cinco menores se encontraban recibiendo atención en esta sala, en la actualidad existen dos, uno procedente del municipio Pedraza y otro de la zona de Vista Hermosa.

Trabajo solidario

En Fundacern se atienden exclusivamente cuadros de desnutrición, los que presentan otras patologías se refieren, inmediatamente, al Hospital Luis Razetti y al mejorar regresa a la Fundación.

desnutricion
Organismos indican que los casos de desnutrición en comunidades vulnerables son alarmantes. Foto: Cortesía Crónica Uno.

Las edades de atención van de los 0 a 12 años, con énfasis en el rango de 0-6 años, aunque el trabajo más efectivo es en el grupo de 0-2 años.

La captación durante las consultas permite determinar la gravedad de un caso, si es leve, moderada o aguda. Los que se ubican en el segundo y tercer rango son ingresados inmediatamente. Los más urgentes han sido detectados en las propias comunidades», dijo Caballero.

Actualmente, la capacidad de esta institución es de 13 camas. Cuentan con un personal que se encarga de brindar atención requerida, cinco pediatras, tres nutricionistas, tres promotores sociales, tres odontólogos, 13 enfermeras, madres cuidadoras, lavanderas e higienistas que apoyan a los odontólogos.

Desde 2016 la organización de la iglesia católica, Cáritas Venezuela, adelanta un plan que permite conocer la situación nutricional de grupos vulnerables como son los niños entre que van desde 0 a 5 años. Además, la institución recibe ayuda internacional  con productos apropiados para atender los casos de desnutrición.

El trabajo de atención se ejecuta en aquellas comunidades en las que se observa mayor necesidad. Los casos que requieren mayor vigilancia son atendidos con aportes de vitaminas u ollas comunitarias. De igual manera, reciben cuadros que son remitidos por instituciones como el Club de Leones, institución que  viene realizando distintas jornadas en  las comunidades.

Apenas carbohidratos

En repetidas ocasiones se han encontrado con hogares en los que sus integrantes están lejos de tener una alimentación balanceada, según lo indicado por Maglene Licones, Jefe de Región de la Gobernación del Dtto E-2, de esta organización.

En las visitas efectuadas a las diversas comunidades, han observado que las familias apenas pueden consumir carbohidratos y muchos dependen de la bolsa que proveen los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

Hay núcleos familiares que no pueden cubrir las necesidades con esa pequeña bolsa, muchos jóvenes deciden irse del país para aliviar esta situación. ¿Cómo puede una madre alimentar a su hijo con un tetero o un vaso de leche si no lo tiene?», dice Licones.

Licones advierte que además hay casos de familias en las que sólo comen una vez al día, sin desayuno, ni cena, o que apenas les alcanza para comer un almuerzo mediano, «con lo que medio pueden comprar».

En el municipio Obispos, el panorama de los casos de desnutrición también luce preocupante. Familias procedentes de las comunidades San José, El Charal, Olmedillo y  Sabana de los Negros, se acercan constantemente hasta la iglesia Sagrada Familia, en la parroquia Los Guasimitos. En cada jornada se entregan más de 200 platos de comida.

Liliana Berrios, secretaria de la iglesia de esta comunidad, afirma que en cada operativo con niños de entre 0-5 años, se registran un promedio de 40 menores que requieren seguimiento.

Pero no es sólo eso, diariamente llegan personas pidiendo comida a la iglesia 

Padre, tiene un paquete de arroz, tiene un kilo de pasta. Hay madres que tienen hasta tres niños y no pueden salir a trabajar, ¿Con quién deja a los muchachos? Los fines de semana todas estas personas son atendidas con el programa de ollas comunitarias de Caritas Barinas que se realiza en las distintas casas parroquiales», indicó.

En septiembre de 2021, de acuerdo a un informe del Observatorio Venezolano de Seguridad Alimentaria, publicado por la Voz de América, un tercio de los niños menores de dos años sufren de desnutrición crónica en Venezuela. El problema es más profundo en las zonas pobres del país, en las que la alimentación se limita a veces a harinas y granos

En el último reporte de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), del clúster de nutrición, en el período enero–febrero 2022, se reportaron: “1.179 casos de desnutrición aguda en niños y niñas menores de 5 años en 20 estados del país, de los cuales Bolívar y Miranda agrupan 45% de la muestra”.

El reporte indica además que en algunas comunidades de los estados Barinas, Delta Amacuro y Táchira, la desnutrición se ubica en 10%. «Esto incluye algunos casos complicados de desnutrición aguda severa que requirieron atención intrahospitalaria».

Hallan desmembrada una vaca del rebaño de la Facultad de Veterinaria de la UCV Maracay




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.