Foto archivo

Carlos Trestini | @SoyTrestini

Lo que para muchos fue una ola de protestas espontáneas lo ocurrido el 27 de febrero de 1989, en contra de las medidas económicas del entonces presidente de Venezuela, Carlos Andrés Pérez, para el general del Ejército de la República, Juan Antonio Herrera, ocurrió de otra forma. Fue una acción impulsada por el castro-comunismo que tenía una obsesión por Venezuela y su petróleo, aseguró.

No fue una simple acción espontanea, fue inducida. Los que manejaban el castro-comunismo infiltrados en el país aprovecharon las necesidades del momento para motivar a la gente a saquear establecimientos comerciales en varias ciudades. La situación sorprendió al Gobierno nacional que se demoró en tomar el control de la trifulca popular. La situación se le escapó de las manos. Las protestas aumentaron por lo que fue necesario decretar toque de queda y sacar a las Fuerzas Armadas a combatir en las calles, explicó Herrera.

         “La situación se le  escapó de las manos al Gobierno de Carlos Andrés Pérez”

La historia ha criticado muchas veces la manera en que actuaron los cuerpos de seguridad. A juicio del general, las Fuerzas Armadas cuando se movilizan debe ser para acciones de combate. Pero si las Fuerzas Armadas no hubiesen actuado quién sabe cuantos muertos hubiera habido debido a la magnitud que tomaron los hechos.

Tras conocerse los primeros hechos de vandalismo, el Gobierno debió movilizar a las policías que tienen competencia para controlar el orden público. Si la situación tomaba más fuerza se debía movilizar a la Guardia Nacional. Todos los pasos están tipificados en los planes de contingencia que tenían los organismos de seguridad del Estado pero no se cumplieron. Hubo demora e incapacidad en la toma de decisiones, sentenció Herrera.

LA FUERZA ARMADA EN LAS RECIENTES PROTESTAS

Para el general Herrera el papel de los organismos de seguridad en las recientes protestas que ha habido en Venezuela no ha estado apegado a las normas nacionales establecidas en las leyes ni a las internacionales que el país ha suscrito. Aquí las fuerzas militares salen de una vez a la acción criminal de disparar a quienes estén manifestando. Esto representa el gran temor del Gobierno que sabe que la gente que lo adversa va en aumento. Más del 75% de la población lo rechaza en este momento. La situación social, política y económica de hoy día es muchísimo más grave que en el año 1989, enfatizó el general.

LOS EFECTIVOS DEBEN  ESTAR AL SERVICIO DE LA POBLACIÓN

El general Herrera recalcó que las Fuerzas Armadas deben estar al servicio de la población, no al servicio de orientaciones políticas. Su deber es proteger a la ciudadanía, no agredirla ni maltratarla.

Lo que estamos viendo en la actualidad es que los cuerpos militares del país sólo buscan cumplir una meta ideológica y política, pero lo que establece la Constitución es que estén al servicio del Estado venezolano y de sus ciudadanos, agregó Herrera.

Lamentablemente esa desviación tiene sus consecuencias lógicas. Ya la gente no cree en las instituciones militares. Cuando ve a un efectivo o funcionario de seguridad piensa que lo van a matraquear. Tiene desconfianza. Los ciudadanos cuando ven a un policía no piensan que están protegidos sino todo lo contrario.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.