COMPARTE

¿Por cual motivo, a pesar del desastre económico que confronta Cuba,  a pesar de la total y absoluta restricción de libertad que hay en el país, a pesar del sistema policíaco y represivo, el castrismo sigue en el poder  y en el mundo entero todavía hay millones de personas que adoran a Fidel Castro? Yo creo que uno de los aspectos más interesantes de esa horrible  dictadura castrista, no ha sido la cruel e infamante opresión con la cual  Fidel Castro ha suprimido la libertad, llevando a Cuba a una miseria desesperante, sino el embrujo que ha ejercido sobre una parte consistente del mundo cutural y político  de América Latina y de la misma Europa.

Con extrema habilidad siempre supo inculcar en la forma de pensar de la gente que si la situacion de Cuba era mala, la culpa era de los yankee  y de la atrocidad del embargo. Hay más, recuerdo haber oído durante una conferencia de un jerarca castrista en Italia hace algunos años  que, a pesar de todos los problemas que había en Cuba, el pueblo cubano era el único pueblo en toda América Latina que finalmente había logrado su propia dignidad. Por lo visto el hecho de que desde hace más de 50 años ese pueblo no pudiera elegir a sus gobernantes porque lo que había era una dictadura, el hecho de que desde hace más de 50 años ese pueblo no pudiera nunca disentir  porque el régimen o lo mataba o lo ponía preso, en fin el hecho de que ese pueblo desde hace más de 50 anos estuviera bajo el esclavizante control del CDR (Comite de la revolución), por lo visto no tenía la menor importancia. Sin embargo yo creo que es un deber periodístico tratar de entender el porqué durante 60 años y aún después de muerto,  Fidel sigue ejerciendo tanto embrujo , en especial al pueblo cubano y en general al mundo entero

Tienen que saber entonces que Cuba pudo librarse de la dominación española solamente en 1898 , cuando todos los países latino-americanos ya estaba independizados  y gracias a la intervención militar de los EEUU, convirtiéndose práticamente en un protectorado americano tanto es así que en la Constitución cubana promulgada en mayo de 1902, había una claúsula  –  la famosa enmienda Platt  –  según la cual los EEUU podian interferir  en los asuntos cubanos cuando quisieran. Y esa situación de sumisión a la voluntad…y a los intereses de los EEUU duró, en distintas formas y bajo diferentes condiciones, hasta 1959, o sea hasta cuando comenzó la revolución castrista. Es por eso que, con un poco de fantasía, podríamos decir que el primer libertador de Cuba ha sido Fidel Castro. Y en cierta forma es cierto porque “antes de  Fidel”, la mayoría de las inversiones eran americanas, el azúcar se vendía en el mercado americano y a precios preferenciales etc. Que “después de Fidel” toda esa serie de cosas pasarán a depender del bloque soviético  del cual inclusive recibía un subsidio macroscópico, es…secundario. Esta ha sido la típica “balandronada”de un hidalgo de otros tiempos que ha desafiado la potencia capitalista que durante 60 años había controlado la política y la economía de la Isla. Estas son, a mi manera de ver, las razones por las cuales, a pesar del fracaso del régimen y de las condiciones desastradas de los cubanos, todavía hay tanta gente que adora a Fidel Castro. Que haya matado a más de cincuenta mil personas, que todavía las cárceles estén  atiborradas de presos políticos, que la dignidad de los cubanos esté por el suelo…no tiene mayor importancia porque todo se hizo en “nombre del pueblo” y esto, por lo visto, es suficiente para garantizarse el aprecio y…la impunidad!

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.