Llena de maleza y sin alumbrado público. Así es “la recta”, un largo camino que comunica las petrocasas de la comunidad socialista Colinas de Girardot con la autopista Puerto Cabello – Valencia. Este conjunto de viviendas se encuentra abandonado, incompleto y en situación de riesgo.

Mayka González es una de las afectadas. Ella, como representante del conjunto de viviendas, denunció que la única comunidad socialista del municipio de Naguanagua se encuentra en total abandono desde el año 2012.

Al enumerar las carencias, González detalló que no cuentan con el servicio de agua directamente a las viviendas. Se surten de tubo roto, a varios metros de distancia. Algunos pagan 11 mil bolívares por llenar sus tanques de aguas.

(Foto: Armando Díaz)

Estas familias no cuentan con transporte público. Deben caminar más de 500 metros para tomar cualquier autobús y, diariamente, deben cruzar la autopista cuando vienen de regreso desde Valencia.

A la comunidad se le aprobaron dos recursos económicos: En 2007, 68 millardos de bolívares y en el 2014, 48 millardos, pero según González, el dinero no alcanzó para la construcción del colegio, de la sede del consejo comunal,  de un módulo de Barrio Adentro, canchas deportivas, alumbrado eléctrico y el servicio de agua.

La recta, entrada de la comunidad Colinas de Girardot (Foto: Armando Díaz)

El proyecto de comunidad socialista se diseñó originalmente para 185 familias, pero solo se construyeron 120 casas. Hay 65 familias a la espera de su vivienda

Carmen Molina aún aguarda por su casa. Ella tiene 4 niños, uno recién nacido. La construcción que  habita actualmente, y que no es de ella, se inunda y muchas veces sus niños se han enfermado. “Todo quedó en un proyecto, ni siquiera el terreno de la casa que me prometieron está a mi nombre”.

Mayka González retoma la palabra: “Necesitamos que en los recursos que le aprobaron a Carabobo nos incluyan, porque faltan 65 casas y hay familias que esperan por ellas desde hace cinco años. Estamos excluidos de toda clase de misiones: Los jueves de vivienda no nos han tocado a nosotros, el presidente que sepa que aquí necesitamos las casas”.

Las familias que hoy habitan en Colinas de Girardot fueron desalojadas de sus viviendas originales el 22 de abril del 2016 tras la crecida del río Retobo, que cubrió parte de la comunidad Montesión. En esa oportunidad protestaron en la autopista, donde exigieron la entrega inmediata de las casas que les habían prometido. Hasta ese momento la solución había sido llevarlos a un refugio.

Cuando finalmente les entregaron parte de las casas prometidas, se encontraron con viviendas desvalijadas, sin cables, lámparas, sin inodoros,  sin lavamanos, sin nada.

Maigualida Coronel es una de las afectada por el robo de tres transformadores que le suministraban luz a su casa. Para resolver el asunto debió, a través de unos cables colgantes, conectarse a otra vivienda para tener servicio eléctrico.

Maigualidad Coronel, una afectada por el robo de tres transformadores que le suministraban luz a su casa (Foto: Armando Díaz)

Mayka González exigió a la alcaldía de Naguanagua la limpieza inmediata de la comunidad, en vista de la presencia de animales venenosos, y la prestación del servicio de aseo urbano.

FAMILIAS AFECTADAS

A Ramona Jaime se le inunda la casa por falta de canalización en el conjunto de viviendas. Toda el agua que baja del cerro se acumula alrededor de su casa, por lo que, como otras familias, tuvo que hacer una canal improvisado para que el agua corra. “El líquido se acumula y por falta de limpieza se ha propagado el dengue”.

A la hora de alguna emergencia, los habitantes se alarman por lo difícil que es salir del lugar. Una joven está hospitalizada en la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera (CHET) porque tuvo que dar a luz a su hijo dentro de su vivienda, a las 3:00 a.m de este jueves. “Con la ayuda de los bomberos, a pocas horas del nacimiento del bebé, lograron sacarla. Ella salió con la placenta afuera y el cordón umbilical aún pegado”, detalló Jaime.

Nadie puede salir de la comunidad después de las 7:00 p.m. La vegetación que cubre toda la entrada favorece los actos delictivos, denunció una vecina en anonimato.

La maleza y la oscuridad se conjugan en esta comunidad socialista, proclive a la incursión del hampa, cuyos habitantes hoy sienten abandonados por el Gobierno

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.