A través de un comunicado, la Comisión Episcopal de Comunicación de la Conferencia Episcopal Venezolana, felicitó a los profesionales de la comunicación que este sábado 27 de junio, celebran el Día del Periodista en Venezuela, por la misión que ejercen con entrega, compromiso y pasión.

En el escrito se indica que celebrar el Día del Periodista en la actual situación que vive nuestro país, más que un festejo es un homenaje a quienes, con trabajo y dedicación, llevan a cabo lo que esta loable profesión procura en medio de tantas dificultades: Difundir la verdad.

Expresan en el escrito que las circunstancias actuales han demostrado lo necesaria que es la comunicación efectiva y veraz para el funcionamiento de la sociedad.

Es el intercambio de información y opiniones lo que nos ha mantenido unidos los unos a los otros, aún en tiempos de distanciamiento físico. Pero el ser humano es intrínsecamente un ser social; su espíritu necesita ser libre, dice el comunicado.

Esencialmente libre

Apunta que ese espíritu que se manifiesta en libertad de expresión y pensamiento, que es capaz de ser crítico y diferir entre lo correcto y lo incorrecto, lo que es falacia y lo que es verdad. Es por eso que el periodista, cuando ejerce su función, es esencialmente libre, aun cuando todo pretende ir en contra de esa libertad.

“Existe en la sociedad humana el derecho a la información sobre cuanto afecte a los hombres individual o socialmente considerados y según las circunstancias de cada cual”
(Decreto Inter Mirifica, Concilio Vaticano II).

Un Valiente

El comunicado agrega que la libertad de información, es la respuesta al deseo y al derecho de estar informado; por eso, el periodista venezolano, es un valiente que, movido por ese deseo, ese conocer sus derechos, e impulsado por el espíritu que le anima a ir en búsqueda de la verdad, se convierte en un profeta del hoy.

Asimismo expresa que como los primeros cristianos, perseguidos por anunciar a Jesús resucitado, como la Buena Noticia de la humanidad, nuestros periodistas hoy también son perseguidos, censurados, limitados. Día a día se enfrentan con dificultades de toda índole, que van desde los cierres indiscriminados a medios de comunicación, censura y despidos injustificados, acoso, robo, destrucción de equipos, detenciones arbitrarias y agresiones físicas y verbales.

Pero Jesús nos ha dicho: “Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia,
porque de ellos es el Reino de los Cielos” (Mt. 5, 10).”

Espíritu de justicia

Cada acto contrario a la libertad de expresión, no hace más que incentivar un espíritu que arde por la justicia, la solidaridad, la verdad y la paz. Con su voz, cada periodista venezolano anima la construcción de una sociedad más fraterna y humana, en la que predominen valores que nos hagan más hermanos, a ejemplo de las primeras comunidades cristianas, reza el documento.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.