"Érase una vez en Venezuela, Congo Mirador"

Radicada en Europa desde hace años, Rodríguez viajará a Venezuela en marzo para participar en proyecciones de su ópera prima y posteriores foros en su país, inmerso desde hace años en un pulso entre el gobierno y la oposición que ha derivado en una fuerte polarización social.

De momento tiene previstas al menos diez exhibiciones de la película, principalmente en sitios públicos de zonas populares en Caracas y otras ciudades. Hasta ahora, la cinta se ha mostrado en apenas algunas salas de la capital.

“La intención detrás es que tendamos puentes entre nosotros (…) que la película sea un disparador, una excusa para sentarse y hablar de temas, con la moderación de asociaciones de vecinos u oenegés de derechos humanos”, explica Rodríguez en entrevista con la AFP en Madrid.

Y en eso, cree la cineasta de 43 años originaria de Caracas, puede ayudar su documental, que cuenta la lucha por la supervivencia en Congo Mirador, un paupérrimo poblado de casas construidas sobre pilotes en las aguas del petrolero lago de Maracaibo (estado Zulia, noroeste).

Grabada durante varios años, la cinta se zambulle en la polarización política, a través de dos personajes protagónicos: Tamara Villasmil, representante del chavismo en Congo Mirador, y Natalie Sánchez, maestra de escuela y opositora a la que el poder presiona para que se marche.

“Miedo”

El cariz político del documental hace que la cineasta, que ya ha recibido críticas de sectores chavistas en redes sociales, sienta “miedo” de volver a Venezuela, y no solo por ella sino por su familia, que reside allá.

Pero afirma que “si vamos a darle, hay que darle completo”, explicando que le parece importante provocar un diálogo en un país hundido en una grave crisis, que tiene consecuencias reales: “al menos siete” de las personas que salen en el documental murieron posteriormente por falta de alimentos o medicinas.

“Donde nos dejen, vamos a mostrarlo”, asevera, señalando que “existe miedo entre alcaldes de oposición a mostrar la película en plazas populares”.

Una de las proyecciones que espera con más ansia es la que hará en el Teatro Baralt de Maracaibo, en Zulia, donde asistirán varios de los protagonistas de su documental, quienes o no lo han visto o solo lo han podido seguir en streaming.

El filme, que mediante un crowfunding promocionó su candidatura a los Óscar pero al final no fue preseleccionado, ha sido mostrado en numerosos festivales en todo el mundo.

Y su temática de la polarización social ha resonado allí donde se ha visto, en países como Estados Unidos o China, porque “estamos en unos tiempos en que ese es un fenómeno que nos atraviesa como humanidad”, explica Rodríguez.

 Estreno europeo

“Érase una vez en Venezuela” tendrá su debut en salas comerciales a nivel europeo este viernes en España.

“Es una cosa casi milagrosa” el poder estrenar en estos tiempos de pandemia, estima Rodríguez, para quien el hecho de que en España los cines sigan abiertos, si bien con medidas de seguridad, en contraste con otros países europeos, es un “acto de resistencia total” de la industria.

Rodríguez prevé que su filme se proyecte en abril en México y Colombia, pero admite que dependerá de la situación sanitaria.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.