Civiles armados y consejos comunales al mando del control social en zonas populares-de Caracas

La presencia del coronavirus a Venezuela ha puesto al descubierto, aun más, el control social del régimen. Aunque se haya decretado “cuarentena social”, ya los ciudadanos venezolanos la padecen desde hace tiempo.

Ahora recrudece y se hizo normativa. En algunas zonas de Caracas es verificada por grupos de civiles armados y consejos comunales que ejercen un férreo control social en algunas comunidades.

Tal es el caso del 23 de Enero, una de las zonas populares representativas de la capital venezolana;también una de las que más sienten la presencia de los llamados “colectivos”, de acuerdo a un reportaje de Crónica Uno.

Así lo confirmó Juan (nombre ficticio por petición del entrevistado), quien como habitante de la comunidad experimenta ese control social.

Colectivos si no acatan cuarentena

Los ‘colectivos’ son como un brazo armado del Estado. Dicen que garantizan la seguridad, pero lo que hacen es el control y el sometimiento de la comunidad del 23 de Enero.

No es cuidar, eso es algo diferente. En el 23 de Enero actúan en forma de dominio, soberbia y manipulación”, según expresa Juan.

En estas zonas el control lo están ejerciendo son los colectivos en tiempos de cuarentena, narra. Cada uno, en una zona distinta de la parroquia y dice que se han encargado, aún más que cuerpos como la Policía Nacional Bolivariana (PNB) o la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), de asegurarse de que la gente se quede en sus casas.

“Por temor a ellos les hacen caso. Pero hay un fondo político de ese control. En el 23 de Enero funciona mucho el miedo y el terror, a ellos no les importa si le meten un tiro a alguien o si le quitan la bolsa Clap por no cumplir lo que dicen”, aseveró.

Alcabalas de control

Juan comenta además que estos civiles armados han puesto alcabalas en las que revisan los vehículos para cerciorarse de que las reglas de la cuarentena se cumplan, y que aquellos que se trasladan en un auto o moto, lo hacen por un motivo importante.

“En el caso del 23 de Enero ellos hacen alcabalas en la zona F y la zona E, donde revisan carros y motos. Hacen recorridos y, por supuesto, usan megáfonos para advertirle a la gente que no salga. Ese control también se hace en los comercios. Si no se colabora se corre el riesgo de ser agredidos por ellos”, explicó.

Es la misma situación en la parroquia Santa Rosalía, en especial en Puente Hierro, donde si bien estos grupos no ejercen una presión tan fuerte como en el 23 de Enero, sí se les ha visto participando junto a la PNB y la GNB en recorridos e instando a las personas a irse a sus casas.

Francisco Torres Moya, residente de Puente Hierro, comenta que si bien no se ha observado ningún maltrato por parte de civiles armados y consejos comunales durante la cuarentena, sí se pudo observar el rol que estos están teniendo en el control social de la zona.

Hace días, la parroquia tenía mucha afluencia de transeúntes y las fuerzas policiales y GNB, apoyadas por los ‘colectivos’, se dieron a la tarea de visitar esos sitios donde había mucha gente comprando o haciendo otras actividades. Cerraron muchos locales y hacían que la gente estuviera en su casa”, explicó Torres Moya.

De esta forma, se testifica que los consejos comunales son los que se mantienen activos activos con la distribución de las cajas Clap.

“No he oído de amenazas con cajas Clap, ellos (consejos comunales) dicen que las van a entregar casa por casa, lo que sé es que hay sectores a los que no han llegado las cajas y dicen que es por falta de personal y de gasolina”, explicó.

No con tanta fuerza en Catia

Catia, una de las zonas populares donde el chavismo tiene mayor presencia, curiosamente no ha sido expuesta a los mismos controles por parte de civiles armados, así lo relata el dirigente Julio César Reyes, quien dice que aunque este control no se ha llevado a cabo por estos grupos, sí lo están haciendo las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) y el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas), así como unidades de organización de base del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Asegura que, similar a lo que ocurre en Puente Hierro, la función de los consejos comunales se centra en la distribución de las cajas Clap y que en este caso la función del control social se ha mantenido en manos de los organismos de seguridad del Estado.

En si, los civiles armados en Catia tanto ahora en esa localidad, pero en el resto de la ciudad capitalina, son los colectivos y otras unidades del chavismo los que se han convertido, de facto, en los principales agentes que de control social durante la cuarentena.

Con información de Crónica Uno

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.