Clases maestra San Diego educación Carabobo
Foto: Francis Tineo

Ayarid Coronel no imaginó todo el sacrificio que significaría ser docente en Venezuela en plena pandemia. Por primera vez en sus 20 años de ejercicio camina más de una hora para entregar la tarea a los alumnos que no cuentan con recursos para ver clases online.

Coronel tiene cinco años trabajando como docente de educación inicial el Centro de Educación Inicial Los Tulipanes, un colegio municipal de San Diego. La rutina que tenía se le hizo cuesta arriba con la llegada de la cuarentena, en especial porque el violento deterioro de los servicios públicos se había convertido en una barrera comunicacional entre ella y los padres de sus pequeños de preescolar.

Ante las fallas de conectividad a Internet, la electricidad intermitente, la escasez de gasolina y el temor a contagiarse por COVID-19 en el transporte público, la maestra decidió concretar encuentros con algunos representantes que ni siquiera cuentan con un teléfono inteligente para recibir las tareas por correo o informarse de las actividades en los grupos de Whatsapp.

Coronel dejó su carro estacionado. “Las colas son terribles y no puedo pagar gasolina internacional, así que voy caminando hasta El Remanso o El Tulipán. Las veces que he tomado el tiempo he tardado una hora y 15 minutos”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuaderno viajero

La experiencia del trimestre anterior les ayudó a comprender a las maestras del municipio las debilidades y fortalezas del sistema de educación a distancia. Así que durante las vacaciones se organizaron para establecer protocolos que hicieran valer el derecho a la educación de los niños.

La directora de Educación y Cultura de San Diego, Korelia Salvatierra, aseguró que una de las estrategias más extrema es precisamente la que Coronel aplica, la cual bautizaron como “El Cuaderno Viajero”. Consiste en la coordinación con los padres que no cuentan con Internet, computadoras o teléfonos inteligentes, para realizar una entrega presencial de las actividades.

Las maestras escriben las tareas en los cuadernos y se las entregan a los representantes en un lugar acordado. Cuando las asignaciones están finalizadas, pasan buscando los cuadernos, explicó Coronel.

Salvatierra indicó que en algunos casos el punto de encuentro es la misma institución y la entrega se realiza una vez por semana, pero destacó que actualmente son pocos los niños que no tienen un mínimo acceso a la tecnología.

Clases Carabobo educación San Diego
Valenzuela se moviliza en bicicleta hasta el colegio para programar sus clases. Foto: Francis Tineo

Trabajar con las uñas

Hendrick Valenzuela cree que a los docentes venezolanos les ha tocado trabajar con las uñas, incluso a quienes enseñan en colegios privados como él. Además de las deficiencias de los servicios básicos, considera que lo más duro es no tener el contacto directo con los estudiantes. “Este año será más difícil que el anterior porque algunos no me conocen y tampoco se conocen entre ellos. Los procesos de socialización cambian totalmente”.

En su materia de Desarrollo Creativo, anteriormente llamada Educación para el Trabajo, Valenzuela enseña a sus alumnos a manejar herramientas tecnológicas que facilitan la presentación de trabajos digitales: desde cómo hacer un flyer y una infografía, hasta cómo grabar y editar videos.

clases virtuales carabobo educación
Aula donde profesores grabaron video de bienvenida escolar del Colegio La Esperanza, Valencia. Foto: Francis Tineo

Para el docente impartir la materia es sólo posible porque el centro educativo le presta las instalaciones con los recursos necesarios, de los que carecen las instituciones públicas. “Acá estamos trabajando en acondicionar un salón como pequeño estudio de grabación, para que los profesores puedan crear contenido educativo.  Es algo que un colegio público quizá no pueda ofrecer”.

Aunque la clase de Valenzuela está dirigida a jóvenes del básico diversificado, sus estrategias han servido de apoyo para sus colegas de preescolar y primaria quienes también se vieron forzados a emplear pedagogías virtuales.

Lea también: Por COVID-19 murió fundador de la Casa Hogar María Auxiliadora de San Diego




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.