Colin Farrell y Brendan Gleeson, dos gigantes en Venecia. Foto: EFE/EPA/ETTORE FERRARI

Colin Farrell y Brendan Gleeson conquistaron este lunes Venecia por su tremendo trabajo en “The Banshees of Inisherin”, la primera película que Martin McDonagh rueda en Irlanda, país del que son originarios sus padres, y por la simpatía mostrada en una rueda de prensa en la Mostra de Venecia.

La complicidad entre los actores y el director quedó más que patente en la presentación de un filme que compite por el León de Oro y que es todo un retrato de una pequeña isla irlandesa de comienzos del siglo XX.

Hacer el filme en Irlanda fue para McDonagh “bello y majestuoso”, especialmente esa zona de la costa del oeste de Irlanda donde rodaron porque era donde el realizador viajaba de niño para ver a su familia ya que su padre era originario de allí. “Era mi sueño”, explicó.

McDonagh escribió una historia situada en 1923 en la ficticia isla de Inisherin, un pequeño lugar en el que todos sus habitantes se conocen. Los protagonistas son Pádraic (Farrell) y Colm (Gleeson), dos amigos inseparables hasta que Colm decide que ya no soporta a Pádraic.

Lo que empieza como una película costumbrista se va transformando rápidamente en algo muy diferente, aunque manteniendo unos toques de humor surrealista que van muy bien con los espectaculares paisajes irlandeses.

Experiencia apasionante

Para encarnar a los dos protagonistas, el realizador de “Tres anuncios en las afueras” (“Three Billboards Outside Ebbing, Missouri”, 2017) pensó desde el principio en Farrell y Gleeson, con los que ya había trabajado en “Escondidos en Brujas” (“In Bruges”, 2008).

“No puedo imaginarme dejar pasar nada de lo que escribe porque es un escritor extraordinario y siempre me conmueven profundamente emocional y psicológicamente los mundos que crea y los personajes que diseña”, dijo Farrell sobre McDonagh.

A Farrell le entusiasmó el guion desde la primera lectura y hacer la película ha sido “una experiencia apasionante que me ha llegado muy dentro”. “Estoy dispuesto a participar en cualquier tipo de proyecto con él”, dijo entre bromas con sus compañeros.

Mientras que Gleeson resaltó que hacer “Escondidos en Brujas” con Farrell y McDonagh fue “estimulante tanto desde el punto de vista creativo como del personal”, por lo que siempre había deseado que se pusiera en marcha un nuevo proyecto con ellos.

Una exploración de las relaciones masculinas

Por eso, 14 años después de aquella experiencia en Brujas, los dos actores aceptaron inmediatamente la propuesta del realizador anglo-irlandés, una historia que explora las relaciones masculinas.

“Para mí, el valor de la amistad entre hombres es muy profundo”, resaltó Gleeson, que considera especialmente importante que se hable de ello “en un momento en el que se están reajustando las relaciones de todos con todos”.

Y para Farrell fue esencial que la historia se ubicara en comienzos del siglo, muy lejos de la actual era de la información, un contraste entre una época pasada de conversaciones cara a cara y un presente que “nos aleja de la intimidad que se necesita para existir”.

“Compartir pensamientos y sentimientos con los demás es algo precioso que no puede ser suplantado por la tecnología, opinó el actor.

Dos actores muy diferentes para hacer dos personajes igualmente diversos pero que se complementan. Colm está preocupado por el futuro y la muerte, mientras que Pádraic “tiene una humanidad inocente”, en palabras de Farrell, que cree que la película es también “una historia sobre la pérdida de la inocencia”.

Un Farrell que se pasó toda la rueda de prensa bromeando con McDonagh y Gleeson, a quienes hacía reír a carcajadas, demostrando el buen entendimiento que existe entre ellos y al que también se unía Kerry Condon, que interpreta a Siobhan, la hermana de Pádraic.

Una película con un final violento, algo que caracteriza los trabajos de McDonagh, que aseguró que cuando empieza a escribir un guion nunca tiene en mente introducir esa violencia, pero es algo que aparece en el proceso de escritura.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.