Siguen los combates en Karabaj a medida que crece la preocupación por los civiles
/ Foto: Cortesía

Los enfrentamientos entre las fuerzas separatistas armenias de Nagorno Karabaj y el ejército azerbaiyano continuaban sin tregua este lunes, después de una jornada marcada por bombardeos en zonas urbanas que dejaron víctimas civiles.

El ministerio de Relaciones Exteriores de los separatistas de Karabaj dijo que su capital, Stepanakert, con 50 mil habitantes, resultó blanco de “intensos disparos de cohetes” por la mañana.

Según un testigo entrevistado por la AFP, la ciudad sufrió tres horas de bombardeos y muchos residentes decidieron marcharse. Los demás se esconden en los refugios. Muchos edificios están dañados o destruidos, en dos días de ataques.

El domingo, a ambos lados del frente, el fuego de artillería azotó Stepanakert y la vecina Shusha y también la urbe azeraiyana de Ganyá, a 60 kilómetros de la línea de frente, así como Beylagan.

Según Bakú, los ataques en zonas urbanas de Azerbaiyán se reanudaron el lunes.

El asesor presidencial azerbaiyano, Hikmet Hajiyev, difundió en Twitter un video, supuestamente grabado en el mercado central de Ganyá, y denunció un ataque “cuyo objetivo es causar víctimas civiles”.

Tanto de lado armenio como azerbaiyano, los periodistas de la AFP constataron viviendas dañadas por los disparos.

Nueve bajas y numerosos heridos este domingo

Según balances oficiales, los bombardeos del domingo mataron a cuatro personas en la república autoproclamada de Nagorno Karabaj, y a cinco en Azerbaiyán. También hubo numerosos heridos.

Como ocurre desde la reanudación del conflicto el 27 de septiembre, los beligerantes se acusan mutuamente de la responsabilidad de la escalada.

El jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, dijo que el grupo mediador en el conflicto de Karabaj, integrado por Francia, Rusia y Estados Unidos, estaba preparando una nueva declaración y “medidas concretas para evitar que se derrame sangre”.

Bombardeos indiscriminados

El domingo por la noche, Lavrov mostró su preocupación ante “el aumento del número de víctimas” civiles.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) condenó los “bombardeos indiscriminados”, que destruyeron o dañaron cientos de hogares e infraestructuras clave, como hospitales y escuelas.

En Goris, última ciudad de Armenia antes de Karabaj, se organizaban distribuciones de víveres para los desplazados. Sirun Kocharian, una jubilada de 65 años, contó que tuvo que huir de los combates desde el primer día cuando “una bomba cayó sobre la casa de al lado”.

La región de Nagorno Karabaj, poblada principalmente por armenios, hizo secesión de Azerbaiyán después de la caída de la Unión Soviética, lo que llevó a una guerra a principios de los años 1990 que se cobró 30 mil vidas. El frente ha estado prácticamente congelado desde entonces, a pesar de enfrentamientos regulares.

Las hostilidades actuales son una de las crisis más graves, si no la más grave, desde el alto el fuego de 1994.

En un discurso televisado el domingo, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, dijo que la ofensiva continuaría hasta la retirada armenia de Karabaj, y reclamó además “disculpas” del primer ministro armenio Nikol Pashinyan.

“¡Los cazamos como a perros!”, lanzó, en referencia a sus adversarios.

“Victorias imaginarias”

Azerbaiyán reivindica varios éxitos militares sobre el terreno, incluyendo la toma de varias ciudades y pueblos, lo que desmiente el lado armenio.

El lunes, el ejército difundió por primera vez imágenes de Talish, localidad que habrían tomado el viernes, donde se pueden ver soldados azerbaiyanos patrullando por calles desiertas y ondeando su bandera.

El ministro armenio de Defensa estimó el lunes por la mañana que “el bando azerbaiyano proclama victorias imaginarias y difunde ‘noticias falsas’ sobre bombardeos armenios de zonas habitadas azerbaiyanas”.

El balance de muertos –todavía muy parcial, ya que Azerbaiyán no comunica sus pérdidas militares– asciende a 266 personas: 221 combatientes separatistas, 18 civiles de Karabaj y 25 civiles azerbaiyanos.

Pero cada lado afirma haber matado entre 2 mil y 3 mil soldados enemigos.

La escalada del conflicto podría tener consecuencias impredecibles porque hay varias potencias con intereses en la región: Rusia, el árbitro regional tradicional, Turquía, aliada con Azerbaiyán, e Irán.

Los turcos están acusados de haber agravado el conflicto al alentar a Bakú a la ofensiva militar y de haber desplegado mercenarios sirios proturcos en Karabaj.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, exhortó el lunes a Ankara, miembro de la alianza, a “utilizar su influencia para calmar las tensiones”.

© Agence France-Presse




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.