Ya son cinco meses los que cuentan en la comunidad La Luz, del municipio Naguanagua, sin gas
Foto: Dayrí Blanco

Marbella Lugo está cargada de impotencia, de rabia. Es normal. Es una madre que quiere lo mejor para su hijo, a quien a visto acostarse a dormir sin cenar, porque aunque tenga comida, no tiene cómo preparársela. Ya son cinco meses los que cuentan en la comunidad La Luz, del municipio Naguanagua, sin gas. Son más de 750 familias las que padecen este drama que han enfrentado de diferentes maneras. Pero no ha sido fácil.

El hijo de Marbella se ha enfermado cómo consecuencia de este problema. “Al día siguiente de haberse quedado dormido sin comer se despertó con un dolor de estómago muy fuerte. Tuvo vómitos y diferentes problemas estomacales por 15 días”.

Para ella es muy difícil ver, no solo a su hijo acostarse sin comer, sino a otros niños y a adultos mayores de la comunidad. “Ellos se deben alimentar bien, esto que estamos viviendo no es posible”.

El problema es claro. Sin gas, muchos han recurrido a la leña, pero en época de lluvia es una opción que pierde validez. “Se moja todo, y si tenemos resguardadas en la casa igual no prende con el frío”.

Pero eso no es todo. Hay quienes no pueden tolerar el humo que produce la leña porque su salud está en riesgo. “Mi hijo mayor es asmático y eso le hice mucho daño. Incluso, hoy el vecino cocinó a leña y ahorita el niño está con malestar respiratorio”, relato Alexandra Colmenares.

Ella vive con su madre, María Alexandra Gutiérrez, quien tiene 59 años en la comunidad y no sabe qué hacer ante tanta precariedad. “Mi esposo hizo está cocina con un bloque y una hornilla eléctrica, pero cuando se va la luz quedamos iguales, tenemos que esperar hasta cuatro horas o hasta el día siguiente para poder comer”.

Es así como les ha tocado resolver la comida de los niños de una manera poco apropiada. “Compramos cualquier cosa en una bodega, un pan, una chuchería o alguna bebida”.

En el barrio La Luz no les llevan gas desde el 1 de mayo. Y no tienen respuesta de las instituciones encargadas del servicio. Mientras tanto, siguen tratando de sobrevivir, de enfrentar el día a día aunque sea cada vez más difícil.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.