clases
A la mayoría de las escuelas les falta mantenimiento en su infraestructura (Foto: Dayrí Blanco)

No todo estaba listo para el retorno a clases. Representantes cortaban monte, mientras que otros limpiaban áreas comunes y había quienes coordinaban con algunos directivos su colaboración en el área administrativa, ante el déficit del personal. Así fue parte de la rutina este 25 de octubre en varios planteles de Carabobo.

Fue un comienzo de año escolar atípico. El ausentismo esta vez fue mucho más notable, como consecuencia de las restricciones propias de la pandemia que establecen que no pueden acudir todos los alumnos al mismo tiempo a las instituciones, y el temor de sus representantes ante un elevado número de contagios de coronavirus registrados en la entidad en las últimas semanas.

También se evidenció la falta de mantenimiento en los baños, muchos de ellos se encuentran clausurados por falta de agua o porque las piezas sanitarias no funcionan, lo que dificulta mantener la higiene adecuada para prevenir la COVID-19 durante las clases.

“Son los representantes los que limpian escuelas, desmalezan, desinfectan con cloro y alcohol que llevan ellos mismos. No lo hace el patrono”, aseguró el presidente de la junta sindical de la Federación Venezolana de Maestros (FVM) en Carabobo, Luis Guillermo Padrón, cuyo balance da cuenta de que menos de 10 % de los alumnos asistió a las escuelas.

Representantes se encargan de la limpieza en los colegios (Foto: Cortesía)

Solo a buscar información

En la mayoría de las escuelas primarias los representantes acudieron a los planteles a buscar información. Muchos querían conocer el mecanismo de bioseguridad implementado para las clases, que consiste en recibir solo un grado por día y en horario reducido a tres horas para evitar que los alumnos coman en los colegios.

Los padres también preguntaban por el uniforme. “¿Pueden venir vestidos de civil?”, pero la respuesta era negativa y les sugerían que al menos compraran un mono azul y una franela blanca.

Tampoco están permitidos los recreos ni la socialización entre los estudiantes. Antes de la pandemia no se podía tener secciones de más de 38 alumnos, y desde hoy eso cambió a 15 clases los estudiantes, pero no asistan los docentes y tengan que meter a más de lo establecido en un salón”.

En las instituciones donde se reactivó el Programa de Alimentación Escolar (PAE), como el Liceo Enrique Bernardo Núñez, de La Isabelica, tampoco pueden comer en el lugar, pero les dan los alimentos en un envase para que se los lleven a casa.

Los baños de la mayoría de las escuelas están en pésimas condiciones (Foto: Dayrí Blanco)

El temor a enfermarse en clases

Aunque 56 % de los docentes en Carabobo ya está vacunado con las dos dosis, según datos de la FVM, existe mucho temor a enfermarse y por eso se estima un gran ausentismo en las aulas.

“Muchos temen que les ocurra como, por ejemplo, al portero de la Unidad Educativa República del Perú, quien estaba vacunado, se contagió y falleció. Por eso le pedimos a todos los docentes y personal de las escuelas que acudan protegidos a clases, siempre con su tapaboca”.

Padrón hizo un llamado a que se implementen operativos de fumigación en los planteles de manera regular para evitar otras enfermedades como el dengue y la fiebre amarilla. “Solo en una de Juan José Mora se fumigó una vez, pero eso que hacerlo semanalmente”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.