exministro argelino de Energía
Las autoridades argelinas emitieron una orden de detención internacional contra Chakib Khelil. Foto: Cortesía

La justicia argelina condenó hoy en rebeldía a 20 años de cárcel al exministro de Energía, Chakib Khelil, por presuntos delitos de corrupción cometidos durante los diez años en que ejerció el cargo y su gestión al frente de la compañía nacional de hidrocarburos Sonatrach.

Khelil, que deberá pagar además una multa de dos millones de dinares (equivalente a 12.500 euros), es acusado de malversación de fondos públicos, abuso de poder e infringir la normativa de adjudicación de concursos públicos a favor de empresas extranjeras, reveló la Corte Suprema en un comunicado citado por la cadena de televisión privada Ennahar.

Tras varios aplazamientos del conocido como caso “Sonatrach II”- reabierto el pasado 31 de enero- el tribunal económico y financiero sentenció también al expresidente de compañía, Mohamed Meziane, a cinco años de cárcel y un millón de dinares y al exvicepresidente, Abdelhafid Feghoul, a seis años de cárcel y dos millones de dinares.

20 años de cárcel el exministro argelino

En el mismo caso están imputadas un total de 20 personas y dos empresas petroleras, la italiana Saipem y la egipcia Orascom Industries.

Antiguo hombre de confianza del fallecido presidente Abdelaziz Buteflika, Khelil dirigió durante once años el influyente Ministerio de Energía y de Minas y, entre 2001 y 2003, lideró el gigante Sonatrach en un país en el que el gas y el petróleo generan cerca de un tercio del PIB y más del 95% de las exportaciones nacionales.

Después de la apertura de un primer proceso judicial en 2013, Khelil huyó junto a su familia a Estados Unidos, donde reside desde entonces, por lo que las autoridades argelinas emitieron una orden de detención internacional contra él.

Sin embargo, como confesó hace unos meses durante su procesamiento el hermano del exmandatario, Saïd Buteflika, el jefe del Estado ordenó poco antes de morir la anulación de todas diligencias.

El caso volvió a reabrirse en 2019 cuando el general Ahmed Gaid Salah, hombre fuente del país tras la caída del régimen, lanzó la campaña anticorrupción “manos limpias” contra el clan de Buteflika que condujo a la cárcel a decenas de políticos, oficiales de alto rango y empresarios a prisión.

Durante la campaña electoral celebrada ese mismo año, el actual presidente de la República, Abdelmadjid Tebboune, prometió recuperar los fondos malversados por la oligarquía durante las dos últimas décadas y desde entonces se han realizado numerosos juicios que habrían logrado incautar, según fuentes oficiales, más de 490 millones de euros en bienes e inmuebles.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.