Foto archivo

Todo indica que el déficit en el sistema eléctrico nacional tiende a agravarse. Ha llegado al tope de la capacidad instalada. Pero, por más que las plantas estén en razonables condiciones electromecánicas, si Pdvsa no suple todos los volúmenes de combustibles necesarios, las plantas no podrían generar lo requerido.

Se está ante un déficit de unos 250 MW de viernes a domingo, afirmó el ingeniero José Aguilar.

Y el déficit puede ser cubierto por la combinación de la generación local instalada en la ciudad de Maracaibo o la transmisión que viene del Guri y cruza el Lago de Maracaibo, a través de líneas de 400 KV y 230 KV, señaló Aguilar al referirse a la crisis que ha enfrentado esa entidad en las últimas semanas.

Satisfacer la demanda que se debe servir viene por las líneas de transmisión en base a energía hidroeléctrica (que no requiere quemar combustibles). Y parte de la mezcla debe ser servida primero para minimizar el costo de la producción de megavoltios, hasta el tope de la capacidad de esas líneas.

En teoría, por las dos líneas de 400 KV y 2 líneas de 230 KV se pudieran suministrar un mil 300 MW, si todo está bien en las líneas y substestaciones. Pero, no es el caso. Estima Aguilar por sus análisis realizados y las medias verdades del gobierno, por la transmisión sólo se puede suministrar unos 500 MW. La demanda época de Navidad en Maracaibo estaría en hasta unos un mil 600 MW.

Y si hablamos de la generación (las plantas eléctricas) en el Zulia, la capacidad instalada de MW en la costa Occidental y Zona de Maracaibo y la Cañada es de 2 mil 430 MW, dispuestas en 4 plantas: Ramón Laguna (660 MW), Termozulia (1300 MW) Bajo Grande (100 MW), Vencemos (10 MW) y General Rafael Urdaneta (360 MW).

Pero el detalle es que de esa capacidad instalada, sólo funcionan unos 550 MW o el 23 %. Implica que el 77 % está indisponible por pésimo y negligente mantenimiento de Corpoelec.

Y si se debe servir hasta un mil 600 MW de demanda, y sólo tiene 550 MW de las Plantas y 500 MW de la transmisión, entonces sólo puede suministrar un mil 50 MW, quedándose corto para la oferta en unos 550 MW, los cuales para que no colapse la red deben ser racionados de forma rotativa, sostiene el experto.

Lo del “pañito de agua fría” señalado por el Colegio de Ingenieros del Zulia es sus últimas declaraciones es válido, argumenta Aguilar, en cuanto a que el problema es sistémico y de no darse una respuesta integral a las deficiencias de generación y transmisión en el corto y mediano plazo, en el Zulia se volverá más vulnerable el servicio eléctrico.

Pero si Corpoelec logra solucionar la situación crítica que tiene en la transmisión, agrega Aguilar, ese paliativo le duraría hasta el 15 de marzo, que es cuando la demanda se va hacia arriba (hasta octubre 2018) y pudiera alcanzar los dos mil 300 MW, los cuales no los puede cubrir sólo con la transmisión. Es imperativo restaurar la capacidad instalada de las Plantas de Generación hasta llevarlas a 90 % de disponibilidad (dos mil 187 MW).

¿Cuáles serían las medidas que deben tomarse?
La solución es salir del actual gobierno (cambio político). Pero no es suficiente, de no ir acompañado de un cambio de modelo de gestión, donde se valore el conocimiento, la ética, la transparencia y la honradez extrema con el servicio público de los servicios, la electricidad. Hay que ponerle un “parao” a la partidización, incapacidad, corrupción, improvisación del actual equipo conductor del Sistema Eléctrico Nacional, SEN.

Con este equipo conductor del SEN, nunca habrá solución, solamente en el Zulia en los últimos 19 años han malgastado casi 8 mil millones de dólares y los resultados operacionales y comerciales han sido ruinosos y desastrosos: Más de un mil 400 MW rezagados (ofrecidos y no cumplidos) y una indisponibilidad de la Generación del Estado Zulia que pasa el 80 % cuando se incluye la Costa Oriental y Costa Sur del Lago, un desastre en la transmisión, distribución y la mayor morosidad eléctrica del país, para este último punto.

55 % de la energía anual que se consume en el Zulia no se recauda nada por ello. Equivale a 10 semanas de la producción del Guri, para no tener ninguna recaudación. Insostenible.
Cambio político y cambio de modelo. Sin estas dos condiciones es imposible hacer viable y sustentable el SEN.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.