(Foto EFE)

La Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela (ANC) avanzó este jueves en sus decretos contra la oposición al arrebatarle dos Alcaldías Metropolitanas y al establecer que los partidos que no participaron en los comicios pasados deben renovarse ante el Poder Electoral si no quieren ser inhabilitados.

Por decisión unánime, la ANC, que no ha sometido a referéndum sus decisiones tal y como se prometió antes de su instalación, aprobó suprimir la Alcaldía Metropolitana de Caracas que estaba en manos de la oposición desde 2008 cuando el opositor Antonio Ledezma, en el exilio tras escapar de su arresto domiciliario hace unas semanas, ganó las elecciones de entonces.

Con jurisdicción sobre los cinco municipios que conforman la gran Caracas, la Alcaldía Metropolitana estaba considerada la institución municipal más poderosa del país.

Junto con esta alcaldía, la Constituyente integrada únicamente por oficialistas, ha eliminado también la Alcaldía del Alto Apure, entidad situada en el oeste del país.

Estas dos alcaldías fueron las únicas del país para las que no se celebraron elecciones el pasado 10 de diciembre, cuando en el resto de los municipios se eligió alcalde en los comicios locales.

Los oradores en la sesión de la Constituyente han citado la supuesta ineficiencia y la corrupción en estas dos instituciones como razones para su disolución definitiva, así como los retrasos que se han experimentado en los pagos a los trabajadores de las dos alcaldías eliminadas.

El primer vicepresidente de la Constituyente, Aristóbulo Istúriz, que fue contrincante de Ledezma en las elecciones de 2008, aseguró que no existe la necesidad de crear una nueva institución que sustituya a las alcaldías eliminadas, y manifestó su apuesta por crear y fortalecer los consejos comunales.

Esta decisión ha sido rechazada por distintos dirigentes de la oposición, entre ellos Ledezma, quien dijo en Twitter que la dictadura venezolana remata las instituciones mientras simula dialogar, en referencia a la liquidación en su opinión de la Alcaldía Metropolitana de Caracas.

Por su parte, el alcalde provisional de esta alcaldía, el opositor Alí Mansour, quien asumió el puesto tras la declaración de abandono de cargo de Ledezma, dijo que la decisión de la ANC es un golpe de Estado a la Constitución, al voto, al derecho de los caraqueños de elegir.

Mansour indicó además que por la resolución del órgano plenipotenciario se produjeron hechos violentos en el Cabildo Metropolitano de Caracas, donde grupos oficialistas agredieron al personal administrativo y directivo impidiendo que se corra la nomina para pagar quincena.

Por su parte, el jefe de la oposición en el Parlamento venezolano, Stalin González, señaló que las “Alcaldías Metropolitanas están concebidas en la Constitución y es sólo potestad de la Asamblea Nacional su creación y organización como lo dicta el Art. 172”.

Además de este decreto sobre las alcaldías, la Constituyente también aprobó una resolución en la que se establece que los partidos que quieran participar en próximas elecciones deben haber participado en los comicios anteriores y obliga a los que no lo hicieron a renovarse ante el Poder Electoral si no quieren ser inhabilitados.

Este decreto pone en riesgo la estabilidad de los partidos Acción Democrática (AD), Voluntad Popular (VP) y Primero Justicia (PJ), que no participaron en las municipales del pasado 10 de diciembre y que podrían quedar fuera en los comicios presidenciales de 2018.

VP, fundado por el líder privado de libertad Leopoldo López; PJ, del que forma parte el presidente del Parlamento, Julio Borges, y del dos veces candidato presidencial Henrique Capriles, y AD, del expresidente del Parlamento Henry Ramos Allup, no acudieron a las municipales al no confiar en la posibilidad de un proceso justo.

Estos partidos habían denunciado graves irregularidades en las regionales del 15 de octubre, en las que sí participaron y donde, como ocurrió en las municipales se impuso también el chavismo gobernante.

Las decisiones de la Constituyente han ocurrido en medio de un ambiente de diálogo entre el Gobierno y la oposición, donde la oposición pide, entre otros temas, unas garantías electorales para los comicios del próximo año, mientras que el oficialismo pide el reconocimiento de la ANC.

El negociador opositor en el diálogo con el Gobierno venezolano Luis Florido ha considerado paradójico que la Asamblea Constituyente haya aprobado este decreto sobre los partidos justo cuando se está produciendo una negociación.

Las conversaciones, que ocurren en República Dominicana y que se extenderán hasta el próximo enero, han sido criticadas por algunos sectores y hoy el cardenal venezolano Jorge Urosa Sabino pidió tanto al Gobierno como a la oposición que se tomen muy en serio las negociaciones.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.