Un guardia de la policía rusa frente a la embajada británica en Moscú, Rusia. (Foto EFE)

Londres acusó hoy a Moscú de haber almacenado en la última década el agente nervioso que envenenó al exespía Serguéi Skripal y su hija al tiempo que Rusia apuntó a que el origen de la toxina puede estar en un laboratorio británico, en medio del cruce de acusaciones que libran ambos países.

En una entrevista con la BBC, el ministro británico de Asuntos Exteriores, Boris Johnson, insistió hoy en que el Kremlin está detrás de la fabricación del nocivo componente químico que el pasado día 4 dejó en estado crítico a Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33, en la localidad de Salisbury, al sur de Inglaterra.

El incidente, aún no esclarecido, ha enzarzado a los dos países en una grave crisis política y diplomática, que cobraba nuevas dimensiones este sábado al notificar Moscú que expulsará a 23 diplomáticos británicos, entre otras medidas.

Fue la reacción de Rusia ante una acción idéntica detallada previamente por la primera ministra británica, Theresa May, quien el pasado miércoles anunció una batería de represalias contra el Gobierno de Vladímir Putin, al considerar que su actitud frente al envenenamiento de Skripal fue de completo desprecio.

En la citada entrevista con la BBC, el jefe del Foreign Office reveló que este país tiene evidencias, recabadas a lo largo de los últimos diez años, que apuntan a que Rusia ha estado desarrollando y almacenando Novichok, como se denomina al agente nervioso.

“Rusia no solo ha estado investigando la entrega de agentes nerviosos para los propósitos de asesinato, sino que también ha estado creando y almacenando Novichok”, afirmó Johnson.

Precisamente, a fin de analizar la misteriosa sustancia química un equipo independiente de investigadores de la Organización Internacional para la Prohibición de Armamento Químico, organismo regulador, se desplazará mañana, lunes, hasta este país, donde recogerán muestras de la toxina en Salisbury.

En medio del pulso diplomático entre los dos Gobiernos, el embajador ruso ante la Unión Europea (UE), Vladimir Chizhov, insinuó hoy que el agente nervioso pudo proceder de un laboratorio británico, en concreto al centro de Porton Down, situado a doce kilómetros de Salisbury.

Tras negar que su país cuente con reservas de ese compuesto, el diplomático excluyó la posibilidad de que alguna reserva de cualquier armamento químico haya salido de Rusia después del colapso de la Unión Soviética.

Agregó, a continuación, que ha habido algunos especialistas, entre ellos científicos que hoy dicen ser responsables de la creación de algunos agentes nerviosos, que han salido de Rusia y actualmente residen en el Reino Unido.

A propósito de esas declaraciones, Boris Johnson lamentó que no es la respuesta que da un país que realmente cree que es inocente, que realmente quiere involucrarse a fin de llegar al fondo de este asunto.

Por su parte, la primera ministra ya avisó este sábado de que no tolerará ninguna amenaza contra la vida de ciudadanos británicos u otros ciudadanos en suelo británico por parte de Rusia.

Se prevé que May presidirá a comienzos de la próxima semana una reunión con el Consejo de Seguridad Nacional, que agrupa a ministros, responsables de los servicios de seguridad, defensa y a la policía, a fin de valorar nuevas medidas que adoptará su país ante el conflicto.

Frente al recrudecimiento de la crisis, responsables de los servicios secretos británicos han instado a las principales compañías energéticas del país a reforzar su seguridad ante el temor a un posible ciberataque ruso a raíz de la crisis del exespía.

En este sentido, el dominical The Sunday Times reveló hoy que la empresa eléctrica y gasística National Grid fue alertada la pasada semana por funcionarios de la NCSC -Centro Nacional de Ciberseguridad de este país-, y filial de la agencia de inteligencia GCHQ, y que recibió asesoramiento especializado sobre cómo mejorar sus defensas a fin de impedir posibles cortes en sus suministros.

También han sido advertidas empresas de agua, plantas nucleares, departamentos del Gobierno y hospitales del servicio de sanidad público para que se preparen frente a un hipotético ataque ordenado por el Kremlin.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.