(Foto archivo)

La estatal Corpoelec no ha difundido ningún cronograma de suspensión del servicio eléctrico, al menos en los últimos meses. Los apagones se presentan sorpresivamente, afectando a todos por igual. Son cortes de varias horas, algunos incluso días.

La falta de información afecta a todos los usuarios. “Al menos uno podría organizarse, preparar la comida, ahora que no tenemos gas, y desconectar los aparatos electrodomésticos”, se quejó Alicia de Farfán. En su apartamento, al cortar la luz también se quedan sin agua, por lo que una notificación para ella sería de mucha importancia.

Hasta hace algún tiempo, Corpoelec enviaba a los medios los cronogramas de racionamiento eléctrico por sectores. Eso fue lo que ocurrió el 28 de abril de 2016, cuando partiendo del material enviado por la empresa de electricidad, el periodista Alfredo Flores elaboró una infografía que El Carabobeño difundió en su portal ese día y los siguientes, con la información de cada jornada.

Por razones desconocidas, desde hace tres días esa infografía volvió a las redes sociales, al punto de hacerse viral. Aún hoy sigue apareciendo. No era para menos, un cronograma de racionamiento es muy necesario en estos momentos en los que los apagones suceden a diario. Los usuarios decidieron replicarla.

Pero la información era extemporánea. Se estaba viralizando en redes con cuatro años y medio de atraso. La prueba estaba en el mismo mensaje retuiteado una y otra vez: 28 de abril de 2016.

El Carabobeño

El Carabobeño no ha difundido en los últimos tiempos cronogramas de racionamiento eléctrico por una razón muy sencilla: No los hay.

Adicionalmente, las noticias que difundimos en nuestro portal y en las redes son, como corresponde, informaciones verificadas, comprobadas. Esta es la misión de los medios de comunicación ante tanta desinformación y manipulación en las redes sociales.

Hoy es una obligación, incluso moral, verificar las informaciones antes de difundirlas. Lamentablemente no todo el mundo lo hace. En este caso era muy sencillo cotejar la actualidad y veracidad del tuit en cuestión, toda vez que al pie de página tenía los créditos del medio y del periodista. Por fortuna, muchos de nuestros usuarios en redes sociales, la mayoría sin ser periodistas, se tomaron la molestia de escribirnos y consultar sobre la veracidad de la información, lo cual nos permitió hacer las aclaratorias pertinentes a esas personas.

Lamentablemente no todos se dieron a la tarea de verificar. Incluso periodistas replicaron una imagen de la infografía con la palabra falso, olvidando que una de las premisas fundamentales del periodismo es precisamente verificar la información. La fuente para cotejar la veracidad, actualidad y seriedad de esa noticia estaba, precisamente, al pie de página.

En estos tiempos, cuando las redes sociales son utilizadas por personas inescrupulosas para todo tipo de manipulación, en la búsqueda de desinformar, corresponde a los periodistas ejercer su profesión con la mayor conciencia posible.

Quien originalmente retomó un tuit de una información publicada hace más de cuatro años no buscaba informar. Su interés era otro. Corresponde a los comunicadores sociales desenmascarar ese tipo de acciones.

El Carabobeño se ha caracterizado por su credibilidad y apego a la verdad. No acostumbramos a alarmar ni difundir informaciones falsas, tampoco extemporáneas.

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.