crisis
José Gregorio Delgado, trabajador del área de mantenimiento y poda de grama. (Foto cortesía)
La crisis del combustible en Venezuela tiene múltiples aristas y de una u otra forma afecta a todos los sectores de la población. José Gregorio Delgado se dedica al servicio de mantenimiento y poda de áreas verdes en conjuntos residenciales de San Diego, pero su trabajo está en riesgo ante la imposibilidad de acceder a gasolina subsidiada para surtir las máquinas con las que labora.
“Estoy afectado porque tengo nueve máquinas y ocho personas trabajando, pero no tenemos gasolina“, dijo al explicar que tanto funcionarios policiales como efectivos militares le dicen que no le pueden vender el combustible. Antes podía resolver porque su hermano llenaba el tanque de su vehículo y de allí sacaba una parte para las podadoras.
Delgado depende exclusivamente de esta actividad, cuya demanda creció con el inicio de las lluvias. Pero está atado de manos porque sin gasolina para las máquinas no puede dar respuestas a las solicitudes, quedando en riesgo no solo su ingreso sino también el de los ocho empleados que tiene, a quienes les paga hasta un millón y medio de bolívares a la semana.
“Hice un corte y no le gané nada porque pago la gasolina muy cara, me la cobraron dos dólares el litro. Cada conjunto residencial se lleva 20 litros de gasolina para limpiarlo, y un litro y medio de aceite que cuesta cinco dólares, más los repuestos, el nylon y otros insumos. Yo cobraba 60 mil bolívares y ahora cobro 120 dólares en un condominio”, detalló.
Pero incluso el aumento que se vio obligado a implementar debido a la escasez de gasolina es insuficiente. Al final, por cada jornada solo le quedan unos 10 dólares ya que el resto lo destina al pago de los trabajadores y compra de gasolina en el mercado negro, más la reposición de otros productos.
“Las deducciones de costo indican que no está dando para trabajar, porque ¿qué hago yo con 10 dólares si la comida está muy cara? Esto es demasiado fuerte. Tengo que paralizar el trabajo y somos varios padres de familia los que nos quedaremos sin trabajo“, señaló.

Un drama que solo se agudiza

Improvisación, caos y arbitrariedad definen la dinámica en Carabobo de los primeros cinco días de ejecución del nuevo esquema de distribución y comercialización de la gasolina impulsado por el régimen de Nicolás Maduro para, entre otras cosas, poner fin a las largas filas de vehículos en las estaciones de servicio.

Pero ocurrió el efecto contrario. Desde el lunes 1°de junio las filas solo se multiplicaron y hasta este viernes no han cesado. En la mayoría de las estaciones con gasolina subsidiada, a cinco mil bolívares por litro, ocurren dos irregularidades notables: la gasolina se termina antes del mediodía y los despachos de las gandolas se retrasan hasta por más de cinco horas.

Algunas personas llegan a pasar hasta 17 horas en las colas en vano, porque la gasolina se acaba y desde la planta de distribución Pdvsa Yagua solo envían en promedio una sola gandola al día por estación. Aunque según cifras del gobierno regional son al menos 73 bombas las que tienen combustible subsidiado, la demanda continúa sin ser cubierta.

La situación es un tanto diferente en los establecimientos que venden la gasolina a medio dólar por litro. El retraso en los despachos es menor y las filas avanzan con mayor rapidez. Sin embargo, a pesar que voceros del madurismo explicaron que en estas estaciones no habría límite de consumo, al menos durante estos primeros días han permitido llenar solo entre 20 y 40 litros por vehículo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.