Distribución de gas en Carabobo
Prensa Gobernación de Carabobo

La razón de la inspección, que fue llevada a cabo por Luigi Sánchez, director de la administración descentralizada, junto con otros dos funcionarios mediante Oficio Nª DD-DCAD-00210-2020, de fecha 6 de noviembre 2020, dejó constancia de que la Corporación GasDrácula había entregado informes solo del primer trimestre de 2020.

Durante la fiscalización para dar cumplimiento al Plan Operativo Anual para el Ejercicio Económico Financiero 2020, los auditores dejaron constancia de que la Corporación GasDrácula no presentó en su momento: estado de resultados del primer semestre 2020, conciliaciones y estados de cuentas bancarias, libro diario mayor y de inventario y el libro de compras y ventas, este solo fue presentado hasta el primer trimestre del año 2020, y la relación de ingresos hasta el primer trimestre de este año.

GasDrácula
Foto: Leomara Cárdenas

En cuanto a permisología legal y necesaria, no se entregó el permiso del Ministerio de Energía y Petróleo y tampoco el de alcaldías, ambiente y transporte. Solo fue suministrado el permiso de bomberos. Los comprobantes de relación del impuesto al valor agregado (IVA) y de impuesto sobre la renta solo fueron suministrados hasta primer trimestre de 2020.

De acuerdo con el relato de trabajadores, que prefirieron dejar su nombre en reserva, la Corporación GasDrácula pidió una prórroga para poder entregar los documentos requeridos por la Contraloría del Estado Carabobo. También denunciaron irregularidades que se han presentado en la empresa desde que fue asumida por el mandatario regional Rafael Lacava.

En junio de 2019 Gas Comunal entregó en comodato a Lacava los activos de esta empresa, que era solo para la distribución y comercialización del gas doméstico. Sin embargo, denuncias de extrabajadores y sindicalistas indican que están vendiendo cilindros sin las condiciones mínimas de seguridad.

Piden investigación a GasDrácula

En la actualidad, la empresa cuenta con apenas 30% de trabajadores de la nómina de Gas Comunal, y 70% son trabajadores de la Gobernación de Carabobo, que de acuerdo con el relato de algunos activos y retirados no cuentan con los conocimientos para poder manipular un combustible tan volátil.

También denunciaron que en el comodato que otorgó Gas Comunal no se estipulaba la venta de activos de la empresa, sin embargo, actualmente están vendiendo cilindros de 10 kilogramos.

Revelaron que en Planta I había al menos 800 cilindros de 10 kilogramos, 18 kilogramos y 43 kilogramos, cuando José Parada asumió como jefe del estado mayor para el combustible en la entidad carabobeña. Solo a las de 10 kilogramos les hicieron un mantenimiento menor, que consistió en pintarlas de color verde, estampar el logo de vampiro, soldaduras para poner base de sustentación y aros; esto lo hicieron en julio 2019. Estas bombonas en la actualidad son vendidas en la receptora Central Tacarigua a 25 dólares.

La falta de mantenimiento de bombonas ha traído como consecuencia diferentes accidentes asociados a deflagraciones, al menos Cronica.Uno ha contabilizado tres. El primero de ellos fue el más trágico, ocurrió el 20 de noviembre de 2019, apenas comenzaba la celebración del cumpleaños de una niña de 11 años de edad. Su madre había invitado a otra pequeña y tres adolescentes. La tragedia llegó cuando explotó (deflagró) una bombona de gas doméstico.

La madre de la cumpleañera murió horas después del accidente, tuvo 95 % de quemaduras en el cuerpo. Luego su hija, y las otras niñas lesionadas. Para el momento las autoridades informaron que el suceso, que ocurrió en la casa 257 del sector La Victoria al sur de Valencia, había ocurrido por mala instalación de la bombona.

Ante la escasez de gas doméstico muchos residentes de edificios han optado por comprar bombonas para poder cocinar sus alimentos, sin medir las peligrosas consecuencias que esto puede traer. El 8 de septiembre otra bombona de 18 kilogramos explotó en el sector La Isabelica, al oeste de la capital carabobeña. En el hecho resultaron tres personas heridas. Nuevamente las autoridades atribuyeron el hecho a una mala conexión.
GasDrácula
Un bombona explotó en este inmueble y causó daños a otros apartamentos. Foto: Cortesía

El 11 de agosto en horas de la mañana, una familia, cansada de no tener combustible, decidió instalar una bombona dentro de su inmueble. Esto ocurrió en el municipio San Diego. Resultaron heridos una adulta mayor, de 75 años de edad, y un hombre de 28 años. Además, los daños materiales fueron considerables, porque perjudicó otros apartamentos del conjunto residencial.

Trabajadores despedidos

En agosto de 2019 fueron despedidos 350 trabajadores de Gas Comunal. La gerencia asumida por José Parada contó con el apoyo de los cuerpos de seguridad, como Policía de Carabobo y Sebin, para no permitir la entrada de estos trabajadores que por años se habían dedicado a la manipulación del combustible y llenado de cilindros.

Aquel 9 de agosto de 2019, el secretario general del Sindicato Profesional de Trabajadores y Trabajadoras de las Empresas del Gas, Similares y Conexos en Carabobo, José Peraza, precisó a Cronica.Uno que más de la mitad de la nómina fue despedida. En las siete plantas de llenado que hay en la entidad laboraban 765 trabajadores, a más de 350 los despidieron sin dar explicaciones. De acuerdo con lo manifestado por el dirigente sindical, los funcionarios de seguridad tenían en sus manos una lista y quienes no aparecían, no pudieron ingresar a sus puestos.

Ante tantas irregularidades el sindicato y trabajadores que dependen de la nómina de Gas Comunal, de la que muchos fueron enviados a sus casas, piden al nuevo presidente de la empresa, Jacob Grey, investigar GasDrácula.

Una trabajadora, que dejo su nombre bajo reservas por seguridad, aseguró que aún cobra por nomina de Gas Comunal el equivalente a cuatro dólares al mes.

Han enviado comunicaciones al nuevo presidente de Gas Comunal. “No nos da la cara, conseguimos su número de teléfono, no nos ha respondido los mensajes. No ha venido a reunirse con los trabajadores que quedamos de Gas Comunal. En otros estados a los trabajadores les han suministrando uniformes, su caja de alimentos mensual. Nosotros aquí (Carabobo) estamos a la deriva”, dijo.

Los trabajadores que continúan en planta piden a Grey que investigue por qué José Parada sigue tomando decisiones dentro de la Corporación GasDrácula, si él se separó del cargo para ser candidato suplente a la Asamblea Nacional y resultó electo. Aseguran que el gerente José Fernández cumple las órdenes de José Parada.

12 gandolas menos

Cuando GasDrácula asumió la distribución y comercialización del gas doméstico en Carabobo, recibieron una flota de transporte primario que se encargaba de buscar el combustible en el estado Anzoátegui, en la refinería de Jose. De 29 gandolas, ahora solo quedan 17. Pero para ese momento también optaron por alquilar chutos de gandolas para buscar el gas en la entidad oriental. Entonces el flete costaba unos 2000 dólares por viaje, y utilizaban las cisternas de Gas Comunal.

En flota secundaria, que es la que se encarga de distribuir los cilindros en las comunidades, solo se cuenta con 31 camiones, distribuidos de la siguiente manera: Planta I, seis camiones; Planta 2, 15: Negra Hipólita, cuatro; Batalla de Carabobo, 12, y Ángel Aguiar, cuatro camiones.

Personal sin experiencia 

El comisionado de la Alcaldía de San Diego en materia de Análisis y Gestión de Eventos Adversos, Jacobo Vidarte, explicó a Cronica.Uno que las normas establecen que cada siete años hay que hacer una revisión a los cilindros (bombonas) de gas doméstico porque pueden presentar fallas estructurales. Este tipo de mantenimiento se pueden hacer máximo tres veces, lo que suman 21 años. Antes existía una empresa en el estado Aragua que se dedicaba a hacer estos mantenimientos, y cada dos décadas destruía los cilindros.

Vidarte advirtió que actualmente existen varios riesgos porque no hay personal especializado para realizar el mantenimiento, y se está haciendo de forma empírica. Hay casos de nuevos emprendedores que se dedican a reparar los cilindros.
Las fallas más comunes son: explosión por sobrepresión; activación de la válvula de seguridad por sobrepresión generada porque se llenó sin controlar la cantidad de gas por falta o daño en algún proceso; fatiga del material por uso superior a siete años sin la respectiva prueba técnica; sobrecalentamiento por exposición directa al sol; fugas de gas en las conexiones propias del cilindro o por error humano o falla por el tiempo de uso.

 

El especialista alertó que no hay personal especializado para maniobrar el mantenimiento de las bombonas de gas. “Ahora viene un muchacho se lo lleva a un patio a llevar sol, mientras que lo van a buscar. A veces el cilindro lo llenan en exceso y hace que se dispare la válvula de seguridad por sobrepresión o por sobretemperatura. Hoy por hoy hay mayor riesgo para lo que es el manejo de cilindros, porque lo hacen personas que no tienen conocimientos”.

Producir GLP en refinería El Palito

El gobernador de Carabobo Rafael Lacava anunció en junio de 2020 que la refinería El Palito reiniciaría la producción de gas GLP para el centro del país. En ese momento explicó que para tal fin los gobiernos nacional y regional, junto con la clase obrera, habían recuperado un compresor de gas húmedo que permitiría la producción de cuatro mil barriles diarios de gas, lo equivalente a 19 cisternas diarias del producto.

Lacava aseguró que la reactivación de El Palito beneficiaría al estado notablemente en costos, debido a que la flota primaria de la Corporación GasDrácula solo recorrería 50 kilómetros para cargar el producto y no mil como lo venían haciendo desde el Criogénico de Jose, en Puerto La Cruz. El 21 de septiembre corrió por redes sociales que se había sacado producción de GLP desde la refinería El Palito.

Un exgerente ligado a Gas Comunal indicó Cronica.Uno que no se ha sacado casi producción de GLP porque esa planta históricamente se ha dedicado a refinar gasolina y otros combustibles. En 2015 se había planteado que, para evitar el recorrido de las gandolas, traerían mediante buques 50 mil barriles que serían depositados en tanques que estaban inactivos para solucionar el problema de desabastecimiento de gas doméstico en la entidad carabobeña. Ese plan quedó solo en proyecto, por negligencia.

Refinería El Palito./ Foto archivo

La fuente consultada también aseguró que para abastecer al estado Carabobo con gas doméstico se necesitan 30 gandolas diarias, pero en 2015 apenas llegaban entre 10 y 15 cisternas por día.

Los vendedores privados no compran gas en Carabobo

En agosto de 2019 Un grupo de 20 empresarios privados que se dedica a la venta de gas doméstico denunció a Cronica.Uno que el presidente de la Corporación GasDrácula, José Parada, les notificó durante una reunión que debían vender el gas doméstico a los precios establecidos por esta empresa y que no podían atender a usuarios que tuvieran cilindros de Gas Comunal, pues si lo hacían serían encarcelados.

En aquel momento el llenado que debían pagar era al precio que GasDrácula ofrecía a sus usuarios, y a los privados los obligó a solo ganar 30 %, lo cual no cubría sus gastos operativos. En la actualidad, los que aún continúan activos en Carabobo, hacen sus compras en Aragua o en Distrito Capital, para poder atender a su clientela.

Hasta el momento quedan solo ocho vendedores de gas privados. Cerraron: Valles Gas, Rincón Gas, Benavides, Pérez, R Gas, Limas Gas y Castillo Gas.

Los trabajadores que contactaron  Cronica.Uno detallaron que la falla de distribución de gas doméstico que se presenta en la entidad carabobeña se debe a que la gerencia de GasDrácula ha mantenido fuertes roces con los representantes de la refinería de Jose, lo que hace que se retrasen los despachos.

Por otro lado, usuarios denunciaron que cancelaron por el servicio desde el mes de mayo de este 2020 y no han recibido el despacho. A estas fechas, algunos conductores de camiones a granel se han acercado a los conjuntos residenciales a pedir hasta 600 dólares para poder vaciar el combustible en las bombonas residenciales.

Lee el trabajo completo en cronica.uno




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.