Por /cronica.uno

Van dos días de suspensión de la jornada de vacunación masiva contra la COVID-19 en el Hotel Alba Caracas, principal punto de inmunización en el Distrito Capital. Este domingo, personas que acudieron desde la madrugada protestaron a las afueras del hotel luego de que funcionarios policiales informaron que la inmunización estaba suspendida por ser el Día del Padre.

Este lunes tampoco hubo vacunación en el Alba Caracas. Según información difundida por redes sociales, esta vez funcionarios militares indicaron a las personas que estaban en cola que la inmunización con Sputnik V estaba suspendida por un mes. Sin embargo, en el Alba Caracas hubo atención para las personas citadas por segunda dosis de la vacuna de Sinopharm.

¿Qué pasa con las segundas dosis de Sputnik V?

En un video publicado en Twitter por la periodista Aymara Lorenzo se puede escuchar a una persona, sin ningún tipo de identificación oficial, indicando a los adultos mayores, que estaban en la cola de este lunes en el Alba Caracas, que para la aplicación de la segunda dosis de Sputnik V debían acudir en la misma fecha que indica en sus tarjetas de vacunación pero del mes siguiente. “Se va a colocar de acuerdo a la fecha de su tarjeta del mes siguiente, si le toca el 20 junio, 20 julio”.

Ya pasaron 21 días desde que comenzó la inmunización contra el coronavirus en el Hotel Alba Caracas, el pasado 29 de mayo. Las personas que acudieron ese día, debían acudir este sábado 19 de junio para recibir la segunda dosis, tal como lo indica la información que aparece en sus tarjetas de vacunación. Pero desde este sábado la falta de información sobre las segundas dosis de Sputnik V empezó a evidenciarse en el Alba Caracas.

vacuna
Foto: Luis Morillo

Alexander Guintsburg, director del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, informó que es posible administrar la segunda dosis de Sputnik V hasta tres meses después de la aplicación de la primera dosis sin afectar el porcentaje de inmunidad que genera la vacuna.

Creemos que es posible aumentar el intervalo mínimo entre la primera y la segunda vacuna desde los 21 días aprobados anteriormente hasta tres meses. La extensión del intervalo no afectará la respuesta inmune y, en algunos casos, la potenciará y prolongará”, declaró Guintsburg.

Guintsburg también explicó que esta decisión proviene de “la demanda excepcionalmente alta de la vacuna”, tanto en Rusia como en los más de 60 países donde se ha autorizado el uso de Sputnik V. “Esta decisión aceleraría significativamente la inmunización. Creemos que depende de cada regulador nacional decidir si mantener el intervalo de 21 días entre inyecciones o extenderlo hasta 3 meses”.

El pasado 8 de junio, el Ministerio de Salud de Venezuela hizo pública la decisión de postergar la aplicación de las segundas dosis de Sputnik V citando las palabras del director Instituto Gamaleya en Twitter. Otro país de la región que autorizó la extensión fue Argentina.

Flor Helene Pujol, investigadora emérita y jefa del laboratorio de virología molecular del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), explica que aunque “las vacunas pueden tener varias dosis y con periodos para hacer aplicadas”, existen excepciones en las que se pueden postergar estos plazos establecidos, “siempre y cuando haya ensayos clínicos y estudios que avalen esas postergaciones”.

Aunque la recomendación es respetar los tiempos entre una dosis y otra, hay que recordar que estas vacunas son nuevas y se encuentran en una especie de fase cuatro de evaluación donde también se siguen haciendo pruebas sobre sus efectos adversos o sobre cuál es la manera más efectiva de administrarlas”, explicó Pujol.

¿Qué pasa si una persona no recibe la segunda dosis de Sputnik V?

Para dar contexto al tema es oportuno recordar que las dos dosis de Sputnik V son distintas; la primera dosis: adenovirus 26 y la segunda dosis: adenovirus 5. La eficacia de esta vacuna, publicada por el Instituto Gamaleya, es de 94,3 %. Recientemente, el instituto también ha promocionado una versión llamada Sputnik Light que consiste en aplicar exclusivamente la misma primera dosis de Sputnik V, y cuya eficacia es del 79,4 %, según la información proporcionada por el Gamaleya.

“Sputnik Light es el primer componente (adenovirus humano recombinante serotipo 26 (rAd26)) de la vacuna Sputnik V”, explica una nota de prensa publicada en el portal oficial de la vacuna.

Con respecto a esto, Pujol explica que “una persona vacunada con Sputnik V que no reciba la segunda dosis, es como si hubiera recibido la versión Light”.

Segundas dosis de Sinopharm

El gobierno de Nicolás Maduro solo ha autorizado el uso de las vacunas Sputnik V y Sinopharm en el país. Con respecto a la vacuna desarrollada en China, la Organización Mundial de la Salud (OMS) detalla que la segunda dosis debe administrarse en un intervalo recomendado de entre 21 a 28 días, luego de la fecha de la primera dosis.

En el Hotel Alba Caracas se pudo constatar que solo hay segundas dosis disponibles para las personas vacunadas con Sinopharm, cuya aplicación hasta los momentos solo está autorizada para menores de 59 años. En el país, los adultos mayores, una de las poblaciones con mayor riesgo ante la COVID-19, están siendo vacunados con vacunas Sputnik V.

“Si la segunda dosis se administra por error antes de las tres semanas de la primera, no es necesario repetir la dosis. Si la segunda dosis se retrasa por error más de cuatro semanas, debe administrarse a la primera oportunidad posible. Se recomienda que todas las personas vacunadas reciban dos dosis. Según la recomendación actual, se debe utilizar el mismo producto para ambas dosis”, advierte la OMS.

¿Qué pasa con Covax?

El país solo ha recibido 3.230.000 dosis de vacunas contra el coronavirus: 1.430.000 de Sputnik V y 1.800.000 de Sinopharm. Para mediados de junio se esperaba que llegara al país el primer lote de vacunas gestionadas a través del mecanismo Covax. Ciro Ugarte, director de Emergencias en Salud de la organización, declaró a finales de marzo que posiblemente el primer lote para Venezuela sería de la vacuna Janssen de Johnson & Johnson.

Hasta el momento, el gobierno de Maduro no ha podido pagar por completo los más de 120 millones de dólares que necesita para tener acceso a vacunas suficientes para 20 % de la población venezolanas. Según la vicepresidenta Delcy Rodríguez, los últimos cuatro pagos están bloqueados mientras son investigados por el banco UBS.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.