COMPARTE

Cuando en las naciones los gobiernos son conducidos bajo los parámetros de determinada ideología y ésta es impuesta a la fuerza, los resultados serán catastróficos porque se adopta una posición de religiosidad extremista propia de aquél movimiento árabe que le ha dado por destruir el patrimonio arquitectónico de varias ciudades milenarias porque fueron considerados monumentos ofensivos a Dios.

Los extremistas prefieren que todo sea destruido antes de entregar el poder

Y si esas posiciones ideológicos son profesadas por personas extremistas, entonces el proceso de cambio se hace mucho más difícil porque la irracionalidad de ésta gente lo único que logra es que las soluciones de los conflictos no se puedan ejecutar en una mesa de diálogo ya que prefieren (de forma muy irresponsable) que se desate un estado de violencia y caos general y que todo sea destruido antes de entregar el poder.

En Latinoamérica este tipo de eventos se observa por parte de quienes enarbolan las banderas del comunismo y resulta que estos farsantes lo único que han realizado es crear la mayor estafa del mundo, al engañar de forma descarada a los desposeídos y atracar las arcas de las naciones para llevarse un dinero ajeno a engordar sus cuentas personales en los paraísos fiscales del mundo.

Sobradas razones tenía Winston Churchill al expresar que los proveniente de la izquierda era la repartición equitativa de la miseria y a ello yo le agregaría que no es la lucha para mejorar las condiciones hombre, ya que en vez de tratar de igualarlos hacia arriba lo que pretende es convertir a sus ciudadanos en seres más pobres, en eunucos mentales y esclavos del Estado para que éste pueda dominarlos y enquistarse en el poder. El Comunismo no cree en la democracia porque la democracia es contraria a su naturaleza y prueba de ello es la dictadura cubana a la cual por fin le llegó la justicia divina.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.