(Foto Referencial)

Cuatro combatientes del grupo armado Sendero Luminoso han sido abatidos por Fuerzas Armadas combinadas de Perú en diferentes acciones desarrolladas en octubre en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), la mayor cuenca cocalera del país, informó hoy el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

Entre los subversivos muertos está el apodado camarada “Ciro”, un supuesto mando medio militar de la organización, que cayó en un enfrentamiento el 1 de octubre en el municipio de Ayahuanco, de la provincia de Huanta, dentro de la sureña región de Ayacucho.

Además el policía Aaron Gómez murió en otro enfrentamiento ocurrido el pasado domingo en el municipio de Pucacolpa, también en la provincia de Huanta.

En estas dos primeras semanas de octubre, los militares y policías también detuvieron en el VRAEM a trece personas por la presunta comisión del delito de narcotráfico, entre ellas una buscada por la Administración para el Control de Drogas (DEA) de los Estados Unidos.

Asimismo, consiguieron incautar quince armas, entre ellas tres fusiles, una ametralladora Uzi, siete pistolas y cuatro escopetas, además de un millar de cartuchos y tres equipos de radio.

También decomisaron 14,5 kilos de pasta básica de cocaína y destruyeron 1,9 toneladas de hoja de coca, cinco “laboratorios” para convertir la hoja de coca en cocaína y dos pistas de aterrizaje clandestinas, utilizadas para llevar la droga a otros países en avionetas.

El VRAEM es una extensa y agreste zona de la vertiente oriental de los Andes bajo control militar constante por albergar los últimos remanentes de Sendero Luminoso y los cultivos de hoja de coca que originan el 70 % de las cerca de 400 toneladas de cocaína que produce Perú anualmente, según estimaciones oficiales.

Las autoridades peruanas sostienen que los grupos de Sendero Luminoso que se esconden en el VRAEM, dirigidos por Víctor y Jorge Quispe Palomino (camaradas “José” y “Raúl”, respectivamente), actúan en connivencia con los narcotraficantes de la zona, a quienes supuestamente les brindan seguridad a cambio de financiación.

Esos remanentes mantienen la retórica maoísta con la que Sendero Luminoso desató un conflicto armado interno que causó 69.000 muertos entre 1980 y 2000, la mayoría a manos a de los mismos ‘senderistas’, según el informe final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR). 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.