AFP

Miles de palestinos volvieron a manifestarse el viernes en la frontera de la Franja de Gaza con Israel, donde cuatro palestinos murieron por disparos de soldados israelíes, con lo que el balance de muertos desde el 30 de marzo asciende a 38.

Los manifestantes quemaron de nuevo neumáticos cerca de la valla fronteriza y en algunos casos lanzaron cócteles Molotov en el cuarto viernes consecutivo de protestas.

Según fuentes sanitarias gazatíes, un adolescentes de 15 años y dos hombres de 24 y 25 fueron alcanzados este viernes por disparos israelíes en el norte del enclave, en tanto que otro palestino, de 29 años, murió en el sur de la Franja de Gaza.

“Es escandaloso disparar contra niños […] los niños deben estar protegidos de la violencia, no expuestos”, dijo este viernes en Twitter el enviado especial de la ONU para Medio Oriente, Nickolay Mladenov.

El enviado solicitó que la muerte del adolescente palestino sea investigada.

Así, el balance de palestinos fallecidos desde el inicio de esta ola de protestas aumentó hasta 38. Otros cientos resultaron heridos por balas o inhalación de gas, según los servicios de socorro, incluyendo más de 440 este viernes.

La Franja de Gaza, enclavada entre Israel, Egipto y el Mediterráneo, está controlada por el movimiento islamista Hamas, calificado de “terrorista” por Israel. Decenas de miles de sus habitantes se manifiestan desde el 30 de marzo reclamando el derecho de los palestinos a regresar las tierras de las que fueron expulsados o huyeron tras la creación del Estado de Israel, en 1948.

Denuncian asimismo el bloqueo que Israel impone desde hace más de diez años para contener al movimiento islamista Hamas que dirige el territorio, con quien Israel libró tres guerras desde 2008.

El número de manifestantes de este viernes era menor que las semanas anteriores, pero igual sumaban miles.

Algunos se acercaron a la frontera con Israel para lanzar proyectiles o neumáticos en llamas en dirección de los soldados israelíes desplegados a lo largo de la barrera de seguridad. Estos soldados dispararon en ocasiones con balas reales para prevenir cualquier intrusión en territorio israelí.

Las protestas podrían durar hasta mediados de mayo, cuando los palestinos recordarán la “Nakba”, la ‘catástrofe’ que representa para ellos la creación del Estado de Israel, y cuando Estados Unidos trasladará su embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén.

– Octavillas disuasorias –

El viernes, aviones militares israelíes lanzaron octavillas en la frontera con advertencias a quienes se acercaran a la frontera.

“Están participando en manifestaciones violentas. La organización terrorista Hamas se aprovecha de ustedes para que cometan ataques terroristas”, se podía leer.

Y añadía: “Manténganse lejos de la valla y no intenten dañarla; eviten utilizar armas y cometer actos violentos contra las fuerzas de seguridad israelíes y los ciudadanos israelíes”.

Entre los miles que participaron de la protesta, al menos centenares se acercaron a la valla para lanzar piedras y neumáticos en llamas, constató la AFP.

Las fuerzas israelíes lanzaron gases lacrimógenos y dispararon. En un comunicado indicaron que “las tropas responden con el objetivo de dispersar a los manifestantes y disparan de acuerdo a las reglas” establecidas.

El ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, dijo en una visita al lado israelí de la frontera el viernes que “lo que tiene que entender el otro lado es que tenemos aquí un ejército determinado y entrenado”.

Las fuerzas israelíes son acusadas de uso excesivo de la fuerza frente a las protestas de los palestinos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.