Foto: Angel Chacon
COMPARTE
Un cuerpo yace en el suelo en un local frente a la avenida Aranzazu. Está cubierto con una sábana blanca de flores y las manchas de sangre impregnan la tela.
Se trata de William Lizcano. Son las 10:13 a.m del sábado y desde las 2:00 a.m el cuerpo sigue en el sitio. Los curiosos se amontonan en el sitio para ver al fallecido, mientras la madre lloraba relataba lo sucedido. “Eran las 2:00 a.m el cruzó la calle y un autobús venía mandado y se lo llevó por el medio”.
Lizcano no andaba solo cuando fue arrollado. Un familiar lo acompañaba, pero se lo habían llevado al hospital porque tenía algunas heridas en el brazo. La víctima no murió en el acto. Su madre lo aseguró porque eso fue lo que le contaron unas muchachas que la llamaron por teléfono para avisarle.
El suceso ocurrió cerca del Centro Comercial Las Palmas. Los vecinos del sector enojados por la muerte cerraron la avenida y las calles adyacentes.
Los restos de la supuesta unidad de pasajeros quedaron en el sitio. Hay pedazos de metal color amarillo en el suelo, cerca del cuerpo, el cual fue movido del sitio por la cantidad de tiempo que iba a pasar en la vía y bajo la lluvia.
La madre llora mientras come una empanada de carne molida, también sostiene entre sus dedos un cigarrillo sin encender. “¡Cómo es posible que mi muchacho tenga ocho horas tirado en el suelo como un perro. Aquí no ha venido nadie a sacarlo de ahí. Yo voy a llamar a una pick up para que lo muevan”. Y en ese instante llegan las autoridades, lo que causa un morbo irracional en los presentes que quieren fisgonear.
William llevaba cerca de 14 años con su novia, vivían juntos y tenían una hija de 12 años. Se dedicaba a reparar vehículos en un negocio a cinco cuadras del accidente.
En la morgue
Rommel Reyes murió en un accidente de tránsito. Manejaba su vehículo en una calle de la región, la cual no fue especificada cuando sin darse cuenta colisionó con un objeto sólido. Eran las 7:00 p.m del viernes cuando ocurrió el accidente. Reyes tenía 47 años.
Por identificar
El Hospital de Mariara en el municipio Diego Ibarra recibió a una mujer en grave estado. Se desconoce qué le ocurrió. El diagnostico médico fue reservado, por lo que hay mucho escepticismo alrededor de la muerte de Rosa González.
Su ingreso a la morgue fue a las 8:42 p.m del viernes. Se presume que entre la 6:00 p.m y 7:00 p.m ocurrió el hecho. En las adyacencias del Departamento de Patología Forense no había presencia de familiares que relataran lo ocurrido.



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.