COMPARTE

Las encías sangrantes son un problema muy común que lo padecen, generalmente, aquellas personas que no siguen una correcta higiene dental. Aunque este trastorno puede ser un signo de padecer una enfermedad más grave, normalmente se debe al exceso de sarro o placa en la línea de las encías.

El sangrado de encías es un problema que debe tratarse de inmediato ya que, en el caso de no hacerlo, puede derivar a otras afecciones como gingivitis o, incluso, a una periodontitis.

Causas del sangrado de encías

Aunque la causa más común de las encías sangrantes es la acumulación de placa dental en ellas debido a una mala higiene, también podría ser un síntoma de estar teniendo otros problemas de salud dental.

Y estas son las posibles causas del sangrado de encías:

Gingivitis o inflamación de las encías.

Cepillado muy brusco de los dientes.

Aparato de dientes u otras prótesis mal puestas.

Uso incorrecto de hilos dentales.

Cambios hormonales, especialmente en el embarazo.

Escorbuto (deficiencia de vitamina D).

Deficiencia de vitamina K.

El sangrado dentro de nuestra boca también puede estar causado por otros trastornos que no tienen nada que ver con nuestros dientes como los siguientes: factores genéticos, leucemia, diabetes, cardiopatía y/o trastorno en la coagulación.

 Uso correcto del cepillo de dientes

Una de las formas más sencillas para evitar este problema en las encías es haciendo un uso correcto del cepillo de dientes. A veces pensamos que, por cepillar con mucha fuerza el esmalte dental, vamos a conseguir que esté más limpio. Lo único que conseguiremos es empeorar el sangrado de encías. Si quieres mejorar tu higiene bucal, sigue estos consejos sobre el cepillado de dientes:

Escoge un cepillo de cerdas suaves, ya que es la opción más correcta para aquellas bocas más sensibles y con tendencia a sangrar.

Lávate los dientes dos veces al día de forma adecuada: evita los movimientos bruscos y haz círculos suaves con el cepillo por todos los lugares de tus dientes.

Considera utilizar un cepillo de dientes eléctrico, ya que elimina mejor las acumulaciones de sarro.

Si tienes dientes muy sensibles, es necesario que cepilles con más suavidad (casi como dando un masaje) las zonas que sangren con mayor frecuencia.

Intenta que el cepillado dental dure más de 3 minutos.

Incorpora el hilo dental a tu higiene bucal

El uso del hilo dental una vez al día puede prevenir muchos problemas bucales, entre ellos, el sangrado de nuestro esmalte. Pero primero, debemos qué tipo de hilo usar y cómo emplearlo adecuadamente:

La seda dental puede ser de dos tipo: con o sin cera. Si no has utilizado nunca este utensilio, es preferible que escojas con cera, ya que son más suaves y previenen el daño en los tejidos de las encías y, en consecuencia, su sangrado.

También existen varios modelos según los espacios interdentales: podemos encontrar el hilo para espacios normales; la cinta para espacios más grandes; y el super floss, específico para la limpieza de ortodoncias.

Si quieres usar el hilo dental correctamente, debes sostenerlo en forma de U, de manera que quede tirante y deslizarlo con suavidad de arriba a abajo entre los huecos dentales. Es importante que para evitar que se resbale y llegue de golpe a la encía dañándola, cuando hagas el gesto de introducir el hilo entre los dientes lo hagas presionando ligeramente hacia uno de los dos dientes, de lado, en vez de directamente hacia la encía.

No fuerces la seda de dientes, ya que podrías cortar las encías y, en consecuencia, aumentar el sangrado.

Enjuagues bucales para el sangrado de encías

Otra manera de mejorar tu higiene bucal y, además, de reducir el sangrado en las encías, es utilizar enjuagues con ingredientes naturales después del cepillado de dientes. En este artículo te recomendamos los siguientes enjuagues caseros que podrás hacer tú mismo en casa:

Enjuague con agua y sal: cuenta con propiedades antibacterianas que impiden el desarrollo de estos microorganismos y además alivian la inflamación y la sensibilidad de las encías.

Enjuague bucal de limón: este alimento es un potente antiinflamatorio y antiséptico por lo que se recomienda su jugo para tratar diferentes problemas en el esmalte y las encías.

Gel de aloe vera: es una planta con propiedades analgésicas, antiinflamatorias y antibacterianas, por lo que resulta muy eficaz para aliviar la hinchazón y el sangrado de encías.

Enjuague de bicarbonato sódico: este compuesto, además de ser un potente blanqueador, es un producto muy eficaz para posibles inflamaciones en la zona bucal debido a sus propiedades antisépticas.

Aceite esencial de clavo de olor:

Otras recomendaciones para curar el sangrado de las encías

Es bueno tener también presentes otros consejos sobre cómo curar el sangrado de encías y prevenirlo, como los siguientes:

Intenta seguir una dieta más rica y sana. Evita los azúcares y aumenta el consumo de alimentos ricos en vitaminas (especialmente en vitaminas C, D y K).

Si eres fumador, considera dejar el tabaco ya que este producto aumenta la inflamación de encías y las enfermedades periodontales.

Aumenta el consumo de agua. Intenta beber 8 vasos de agua diarios para prevenir la acumulación de bacterias y sarro.

Visita, aunque sea una vez al año, a un especialista para que revise la salud de tus dientes. (Fuente: http: confirmado.com.ve)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.