Dalvin Cook, jugador de los Minnesota Vikings. / Foto cortesía as.com

El corredor de Pro Bowl de los Vikings de Minnesota, Dalvin Cook, no participará más en actividades del equipo hasta que no reciba un acuerdo “razonable” de extensión de contrato por parte del equipo.

De acuerdo a varias fuentes periodísticas locales, Cook no se incorporará al equipo sin tener consigo una extensión de contrato por lo que no tiene previsto estar en el campo de entrenamiento ni tampoco incorporarse al equipo posteriormente.

A la fecha, las propuestas de contrato que han ofrecido los Vikings a Cook demuestran que son un equipo de mariscales de campo, antes que nada, por la manera como quieren asegurar a sus jugadores.

Esta temporada baja, los Vikings ofrecieron a Kirk Cousins -a quien le restaba un año de contrato- una extensión que le pagará 30 millones de dólares por temporada.

Cousins recibirá un total de 150 millones de dólares a lo largo de cinco temporadas. A Cook le resta una temporada por 1,3 millones de dólares de su contrato de novato.

El mariscal de campo de los Vikings cobrará tanto en una campaña como Cook espera cobrar en tres, lo que ayuda a explicar por qué se han frenado las discusiones contractuales y la amenaza de mantenerse alejado hasta que se logre un acuerdo.

Cook, de 24 años, se halla ahora en una posición similar a la de otros corredores como Ezekiel Elliott, Le’Veon Bell, Todd Gurley II y David Johnson, quienes fueron invaluables para sus ofensivas, pero jugando una posición en que los sueldos no se han elevado en la misma proporción que los que reciben los mariscales de campo.

Johnson -traspasado en este receso de campaña a los Texans de Houston Texans- cobra 13 millones de dólares por año, y Cook desea igualar ese total, si no es que superarlo.

La mayor arma para negociar de un corredor es su servicio; Cook estará ahora reteniendo el suyo como hizo Elliott hace un año.

Minnesota necesita de Cook junto con sus 1.135 yardas terrestres y 13 touchdowns de la temporada pasada. Pero con el arranque del campamento de entrenamiento, programado de manera provisional que dé comienzo del próximo mes de julio, los tiempos indican que no contarían con él.

Las partes no han hablado desde la semana pasada, y no hay más conversaciones programadas hasta el momento. Cook ha presentado lo que le parecen propuestas “razonables” en la temporada baja, solamente para ver que los Vikings se rehúsan a aceptar su precio.

Con las negociaciones paradas, los Vikings no tendrán a Cook hasta que tenga su extensión de contrato y su baja en la ofensiva terrestre creará un vacío muy difícil de ocupar.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.