(Foto Referencial)
COMPARTE

 

Mérida Isabel Fernández Suárez (58) regresaba de su trabajo y se dirigía a su residencia, cuando la alcanzó en el costado y la bandeó una bala procedente de un enfrentamiento ocurrido dentro de un vagón del Metro de Caracas, en la estación de Parque Central.

Mérida solía tomar el subterráneo todas las tardes en la estación de Bellas Artes, donde la dejaba el transporte procedente de San Bernardino, pero la estación estaba cerrada y tuvo que bajar hasta la de Parque Central, en la avenida Lecuna, para emprender rumbo hasta Carapita.

Era la cuarta de cinco hermanos, tenía más de 10 años laborando en el área de mantenimiento de una empresa de ingeniería, dejó dos hijos, de 22 y 26 años, y tres nietos, de 8, 3 y un año.

Una versión indica que un delincuente estaba cometiendo un robo y al ser abordado por un funcionario de la Policía Nacional Bolivariana el hombre desenfundó un arma, originándose el enfrentamiento.

El oficial José Acosta recibió un tiro en el chaleco antibala, el presunto hampón fue alcanzado por cuatro disparos, fue llevado al Pérez Carreño y murió. No portaba identificación. Tenía aproximadamente 25 años, piel morena, 1.70 de estatura, contextura delgada, cabello negro, vestía jeanes azules, franela blanca y zapatos casuales de color marrón.

En el mismo centro asistencial atendieron al oficial que sufrió traumatismo en el pecho.

Vilma Fernández contó que como a las 7 de la noche recibió una llamada de una funcionaria policial, indicándole que su hermana resultó herida en un enfrentamiento y había sido llevada a una clínica, pero sin especificar la dirección.

Familiares inmediatamente se movilizaron hasta el Metro de Parque Central, donde les dijeron que la habían llevado al Hospital Universitario de Caracas, donde les confirmaron que llegó sin vida.

Es la primera vez que la familia enfrenta una situación igual.  “Y es horrible… mi hermana, cómo es posible”. Vilma Fernández pidió a las autoridades investigar y aumentar el control en las calles.

Sus hijos estaban inconsolables. Mérida era una mujer luchadora, a pesar de su edad se mantenía muy activa, trabajando, vivía con sus hijos y sus nietos en una humilde casa en Carapita (Antimano).




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.