El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis,

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, aprovechó su visita a Río de Janeiro para insistir en el compromiso de Washington con Suramérica y alabar el liderazgo de Brasil frente al “régimen opresor” del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

“Nos ponemos del lado de Brasil y de otros países de la región contra esta inestabilidad y apoyamos al pueblo de Venezuela, que se encuentra en medio de una tragedia forzada por un régimen opresor y hambriento de poder que obliga a las personas a buscar refugio en Brasil, Colombia y otros lugares”, dijo el secretario.

Durante su intervención ante un grupo de cadetes en la Escuela Superior de Guerra, en Río de Janeiro, Mattis se refirió además al “brillante futuro” que ve en la relación entre ambas naciones el cual, según dijo, tiene su reflejo en el liderazgo brasileño en diversas crisis humanitarias, como las de Venezuela, Haití y Líbano.

“Atisbamos este futuro en su prudente respuesta a las acciones desestabilizadoras de Venezuela, cuando se unieron a la reacción del grupo Lima y de la Organización de los Estados Americanos (OEA)”, agregó.

Brasil ha recibido en los últimos meses unos 50.000 venezolanos que han huido de la crisis económica, social y política de su país, y tanto la situación de Venezuela como la de estos refugiados se ha convertido en motivo de preocupación par Estados Unidos y Brasil.

Esta situación también ha afectado de sobremanera a Colombia, a donde se han dirigido miles de refugiados venezolanos, lo que llevó al Gobierno de Maduro a incrementar la presencia militar en la frontera entre ambos países, una medida que fue criticada por el Grupo Lima a mediados del mes pasado.

Mattis subrayó la importancia de los “valores compartidos” por Estados Unidos y Brasil, “las dos mayores democracias del hemisferio”, y que ha llevado al país suramericano a convertirse en un “líder” en la defensa de los derechos humanos y del respeto a la ley, tanto en la región como de manera global.

Asimismo, el secretario aprovechó su intervención para recalcar, una vez más, el propósito último de su primera gira por Suramérica: el fortalecimiento de las relaciones con los países de la región.

“Estados Unidos está pensando a largo plazo respecto a Suramérica, consciente de que el éxito y la seguridad de las futuras generaciones depende de cuán bien construyamos una relación de confianza con nuestros socios del hemisferio occidental”, dijo.

El jefe del Pentágono citó como ejemplo de este compromiso el apoyo prestado por Washington en las tareas de búsqueda del submarino argentino ARA San Juan, que desapareció a finales del año pasado con su tripulación de 44 marineros, o la reciente crisis de refugiados que huyen desde Venezuela que afecta a los países de la zona.

Tras concluir su visita a la Escuela Superior de Guerra, Mattis se acercó al Monumento a los caídos de la Segunda Guerra Mundial, situado en el popular barrio de Flamengo, para presentar sus respetos a los soldados brasileños que tomaron parte en un conflicto que supuso el comienzo de la colaboración militar entre ambas naciones.

AL terminar, la comitiva se dirigió al avión oficial del secretario en el que se desplazará a la siguiente parada del viaje, Buenos Aires, donde el estadounidense se reunirá este miércoles con su homólogo argentino, Oscar Aguad, con el que tiene previsto abordar diversos asuntos de interés común para ambas naciones.

Después de abandonar Argentina, Mattis visitará Santiago de Chile y Bogotá, donde pondrá fin a su viaje y partirá de vuelta a Washington el viernes. EFE

Rafael Salido

Río de Janeiro, 14 ago (EFE).- El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, aprovechó su visita a Río de Janeiro para insistir en el compromiso de Washington con Suramérica y alabar el liderazgo de Brasil frente al “régimen opresor” del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

“Nos ponemos del lado de Brasil y de otros países de la región contra esta inestabilidad y apoyamos al pueblo de Venezuela, que se encuentra en medio de una tragedia forzada por un régimen opresor y hambriento de poder que obliga a las personas a buscar refugio en Brasil, Colombia y otros lugares”, dijo el secretario.

Durante su intervención ante un grupo de cadetes en la Escuela Superior de Guerra, en Río de Janeiro, Mattis se refirió además al “brillante futuro” que ve en la relación entre ambas naciones el cual, según dijo, tiene su reflejo en el liderazgo brasileño en diversas crisis humanitarias, como las de Venezuela, Haití y Líbano.

“Atisbamos este futuro en su prudente respuesta a las acciones desestabilizadoras de Venezuela, cuando se unieron a la reacción del grupo Lima y de la Organización de los Estados Americanos (OEA)”, agregó.

Brasil ha recibido en los últimos meses unos 50.000 venezolanos que han huido de la crisis económica, social y política de su país, y tanto la situación de Venezuela como la de estos refugiados se ha convertido en motivo de preocupación par Estados Unidos y Brasil.

Esta situación también ha afectado de sobremanera a Colombia, a donde se han dirigido miles de refugiados venezolanos, lo que llevó al Gobierno de Maduro a incrementar la presencia militar en la frontera entre ambos países, una medida que fue criticada por el Grupo Lima a mediados del mes pasado.

Mattis subrayó la importancia de los “valores compartidos” por Estados Unidos y Brasil, “las dos mayores democracias del hemisferio”, y que ha llevado al país suramericano a convertirse en un “líder” en la defensa de los derechos humanos y del respeto a la ley, tanto en la región como de manera global.

Asimismo, el secretario aprovechó su intervención para recalcar, una vez más, el propósito último de su primera gira por Suramérica: el fortalecimiento de las relaciones con los países de la región.

“Estados Unidos está pensando a largo plazo respecto a Suramérica, consciente de que el éxito y la seguridad de las futuras generaciones depende de cuán bien construyamos una relación de confianza con nuestros socios del hemisferio occidental”, dijo.

El jefe del Pentágono citó como ejemplo de este compromiso el apoyo prestado por Washington en las tareas de búsqueda del submarino argentino ARA San Juan, que desapareció a finales del año pasado con su tripulación de 44 marineros, o la reciente crisis de refugiados que huyen desde Venezuela que afecta a los países de la zona.

Tras concluir su visita a la Escuela Superior de Guerra, Mattis se acercó al Monumento a los caídos de la Segunda Guerra Mundial, situado en el popular barrio de Flamengo, para presentar sus respetos a los soldados brasileños que tomaron parte en un conflicto que supuso el comienzo de la colaboración militar entre ambas naciones.

AL terminar, la comitiva se dirigió al avión oficial del secretario en el que se desplazará a la siguiente parada del viaje, Buenos Aires, donde el estadounidense se reunirá este miércoles con su homólogo argentino, Oscar Aguad, con el que tiene previsto abordar diversos asuntos de interés común para ambas naciones.

Después de abandonar Argentina, Mattis visitará Santiago de Chile y Bogotá, donde pondrá fin a su viaje y partirá de vuelta a Washington el viernes.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.