Dodgers Stadium, hogar de los Dodgers de los Angeles (Foto Archivo)

El investigador docente en Ciencias de la Gestión en La Rochelle (oeste de Francia), Jérôme Boissel, aseguró que, una vez se supere el Covid-19, el deporte regresará por la puerta grande y registrará ganancias millonarias.

“Tenemos una necesidad inalienable del deporte. Y esta necesidad llenará los estadios… Tendremos la necesidad de revivir emociones individuales, pero también de comunión social. Y el único lugar de comunión social es el estadio”, aseguró.

“Sí, hoy sufrimos porque nos falta, pero cuando las competiciones se reanuden, sin duda habrá un arrebato de felicidad, de euforia, de solidaridad”, añadió el especialista en el comportamiento de los consumidores.

En el pasado, el deporte mostró con frecuencia sus virtudes salvadoras y de reconstrucción. Así, tras las dos guerras mundiales, la idea dominante siempre fue “aprovechemos el momento”, constatan historiadores del deporte.

El “regreso a la normalidad se hará en función de la importancia del deporte en cada país”, precisa Fabien Archambault, tomando el ejemplo de Italia en 1946, donde la reanudación del campeonato de fútbol fue saludada con la fórmula poética “Paréntesis de un sol radiante”.

En Francia, tras la Liberación, la pasión se los aficionados se centró en los éxitos de Marcelo Cerdan. Pegados a sus aparatos de radio, los franceses acompañaron al boxeador en “su conquista de América” a partir de 1946 y, sobre todo, en su pelea por el título mundial de los pesos medios contra el estadounidense Tony Zale, el ‘Rey del KO’, el 21 de septiembre de 1948.

Esta crisis sanitaria “va a generar frustraciones”, completa el sociólogo Philippe Terral, director del CRESCO. Sostiene que en “nuestra sociedad de ocio”, el vacío dejado por el deporte provocará “necesidad de diversión, de consumo” y lo compara con el espíritu de los “Felices años 20” (1920-1929).

“Cuanto más largo y doloroso sea el periodo (de confinamiento), más importantes serán los eventos que simbolizarán el final” de la crisis, augura Yves Moralès.

“Va a haber partidos en verano (boreal), en fechas en las que habitualmente los equipos no juegan. Esto puede atraer a un público nuevo. Desde un punto de vista sociológico, podemos ver a gente que no haya ido nunca a un estadio”, destaca Jérôme Boissel.

Y, aunque otros titulados son menos optimistas, Boissel confía en que los fanáticos abarrotarán los recintos deportivos.

“Recuerdo la resiliencia de los franceses tras los atentados (islamistas de noviembre de 2015). Creo que será ese mismo estado de ánimo el que prevalezca cuando se reanuden las competiciones”, responde Jérôme Boissel




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.