No hay tinte. ¿Y las canas?

Para los esmaltes no me alcanza. ¿Y las uñas?

No encuentro maquillaje. ¿Y entonces cómo cubro mis imperfecciones?

Son tantas las quejas e interrogantes que cada una de las mujeres manifestamos e intentamos contestarnos en estos tiempos, donde la crisis no solo ha afectado la calidad de vida de todos, sino también la belleza física de muchos, que olvidamos que la verdadera crisis solo es posible llevarla desde lo interno; justo ese el lugar donde habita la belleza que todas deseamos y pocas entendemos.

¿Pero será posible lucir impecables sin una gota de maquillaje, despeinadas, y en líneas generales así de descuidadas?

En una muy amena, natural, positiva, y productiva entrevista realizada al reconocido estilista, Zuliano de nacimiento pero portugueseño de corazón, Freddy Báez, comenta una gran realidad que a las mujeres nos cuesta muchas veces aceptar: “El maquillaje, el traje, el peinado, y todo aquello creado con la finalidad de adornar la escena social, es externo, y no presenta ni la más mínima relación con ese espíritu que hoy debido a los avances tecnológicos, comunicacionales, y virtuales, se han ido perdiendo”.

La belleza es una cuestión más interna que externa, por tal motivo lo primordial es conocerte humanamente tal cual eres, para luego con el más claro reconocimiento de esa esencia que te define y hace diferente al resto. “Es comenzar a ver la divinidad que posees en lo externo; solo de ese modo será posible dar solución a esos temas tan complejos y pocos agradables, como lo es la falta de presupuesto para adquirir los productos que son considerados indispensables para lucir impactantes en todo momento”, destaca el estilista.

A pesar de que parecen cambiar con el pasar de los años, desde la existencia de la humanidad los estándares estéticos han sido los mismos. De tal manera que lo único cambiante, es el cada vez mayor exceso de vanidad, y ganas a como dé lugar de opacar el brillo natural que poseen los demás. La piel, cabello y uñas en el mejor de los estados han sido y siempre serán las más comunes preocupaciones estéticas que poseerán hasta el fin de los tiempos tanto hombres como mujeres.

Razón por la cual jamás se debe olvidar que la belleza que tanto se anhela, comienza evaluando lo interno, lo importante, la alimentación, refirió Báez.

Al poseer un régimen alimenticio acorde con la salud general de nuestro cuerpo, y no solo pensando en engordar o no hacerlo, será posible notar los importantes beneficios que la buena alimentación brindará a ese yo interno y externo que todos poseemos. “Este el motivo por el cual la salud del organismo va ligada a la salud de nuestro físico, por lo que jamás estará demás tener presente, que los excesos en grasas, carbohidratos, proteínas, y dulces solo significarán un gran malestar en la salud corporal”.

Además, los tratamientos estéticos que hacen lucir a todo ser humano hermoso e impecable, son cada vez más costosos e inalcanzables para la mayoría. Pero, hoy no es necesario acudir a uno de esos centros para obtener los sencillos resultados deseados.

El estilista invitado indica, que son numerosos los métodos que en casa se pueden tomar en cuenta, destacando entre ellos:

  •  Lavar el rostro con el agua obtenida en el momento de colar el arroz que almorzarás, guardarla en la nevera y aplicar tanto en la noche como en la mañana del siguiente día, atenuará la grasa de la cara y servirá como un excelente aclarante natural.
  • Miel: Este es un producto alto en antioxidante, que si se une con par de gotas de limón y aceite, limpiará las impurezas y mantendrá la piel en todo momento fresca.
  • Té verde: Una taza en la mañana y otra justo antes de ir a la cama, con un toque de manzanilla y gotas de valeriana será el mejor de los antidepresivos. Recordando que el dormir como es debido te hará lucir radiante en toda ocasión.
  • Yogurt y pepino: Realiza una mascarilla de yogurt y pepino, colócala a enfriar por unos minutos y luego aplícala en la zona inferior de los ojos, específicamente en la ojera, y los resultados que obtendrás serán notorios y satisfactorios.
  • Gelatina: Consumir una moderada porción de gelatina en la mañana o durante el final de la tarde acelera el metabolismo y genera importantes resultados.
  • Chocolate: Amado por todos y temido por muchos, el chocolate al consumirlo sin necesidad de hacerlo de modo excesivo, activa la serotonina (hormona de la felicidad), y libera una extraordinaria cantidad de endorfina (estado de ánimo positivo), que tras mantenerte feliz, producirá relevantes estatus de belleza en todo individuo.

De este modo y con la más firme seguridad y actitud que posee la capacidad de definirte como persona, aprende a pararte frente al espejo y observar sin ningún tipo de miedos la belleza que presentas, teniendo en todo momento en cuenta que Dios te da la oportunidad de crecer con tu cuerpo y aceptar la juventud en los tiempos ideales.

Es que por más que pasen los años, y por más que quizás comiencen aparecer en la piel, cabello y cuerpo una serie de signos que para muchos reflejan el envejecimiento; la juventud solo saldrá por tus poros si desde el interior de tu ser, y hasta el final de tus días confías y demuestras tu verdadera esencia.

La belleza realmente comienza cuando te aceptas como eres.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.